viernes, 23 de enero de 2009

León Cobarde de Oz

Hace cinco años (o casi), entré con Benito Taibo a la Casa del Libro en la Plaza de Italia, aquí en Gijón. Era la primera vez que estaba en esta ciudad y la primera que entraba a esa librería, a la que ahora voy de vez en cuando a curiosear.

Benito compró varios libros y la empleada, cuando estábamos en la caja, le dijo que, por haber comprado tanto, le haría un regalo a él y a su hijo.

-Benito,- dije yo - esta mujer cree que soy tu hijo...

-Tú cállate. A partir de este momento, para todos usos y razones, tú eres mi hijo.

Y aunque no tenemos edad para ser pater et fils, en cierto sentido y todavía hoy, lo es.

*

Benito llegó ayer a Oviedo (a 28 km de aquí) para presentar, hoy, la Cátedra de Periodismo Cultural Paco Ignacio Taibo -- el primer homenaje formal que se le rinde al jefe en Asturias- en la Universidad de Oviedo. Será la primera vez en casi un año que nos veamos.

A Benito, que me conoció hace casi trece años en casa de sus padres (y célebremente me concedió el título de "Taibo balín" -- Si no hay un Taibo disponible para su presentación de libro o evento afín, le mandamos a éste- le tomé un gran cariño desde el principio.

También me llamó su "carnal", cosa que aún me considero, con orgullo.

Yo lo llamo León Cobarde de Oz, como un guiño cariñoso. Como una argucia afectuosa. Lo veré más tarde dar la conferencia magistral y tal vez pasemos un rato juntos este fin de semana.

Es uno de mis héroes. Y lo adoro. Y lo sabe.

Y estoy feliz de que haya vuelto. Lo echaba mucho de menos.
Siempre.

No hay comentarios.: