miércoles, 4 de febrero de 2009

Yo soy deseo

Suzanne Vega.
Digo el nombre en voz alta de nuevo y me conjura imágenes hechas con sonido.

Siempre me gustó, aunque ahora mismo no podría decir en qué momento escuché por primera vez una canción suya (que, cosa curiosa no fue Luka -- su tema más famoso y que me encanta-, si no que fue The Queen & The Soldier). Me gusta porque cada una de sus canciones, más allá de lo melódico (su voz es armoniosa e inconfundible, su instrumentación es precisa y espléndida) siempre son como pequeños relatos cuidadosamente armados y contenidos. Esto se aprecia en la inquietante Honeymoon Suite, una canción del disco que hoy nos ocupa: Nine objects of desire.

Aparecido en 1996 (cuando Suzanne aún estaba felizmente casada con Mitchell Froom, su primer marido, que influyó mucho en su sonido durante los 90), es un álbum sólido, bellamente realizado, eminentemente -- desde su título- sensual. En él, Suzanne se deja ver no como la chica de antes (la joven bohemia y folkie que hacía crónicas de Manhattan), si no como una mujer madura, sexualmente plena, con humor -- su manejo de las frases en algunos temas, como sucede en My favorite plum o en Caramel- y carnalidad.

El disco me acompañó por varias etapas, desde que lo compré -- en la hoy extinta Tower Records de Génova- y por varias oficinas, ciudades y habitaciones. Algunas canciones han vuelto a mí de modo recurrente y podría decir que es uno de mis discos preferidos, sin temor a hacer hipérbole.

Y se lo pueden descargar, íntegro y prístino, haciendo click aquí.

3 comentarios:

g. neidisch dijo...

Resulta que en las latitudes mundiales, urbanas y donde los "jit-pareid" son esculpidos, "Luka" es su rola mas conocida. En mi ambiente rural donde el "jit-pareid" es tan influyente como un cuadro de Pollock, su rola mas conocida fue "Tom's Diner", aunque ni siquiera su propia version, sino aquel sample tipo 3 donde DNA cogió el tema de Vega, arrancaron la voz y le añadieron nueva "música".
Luego, cuando las alcancillas se rompieron y el suelo bajo mis planas plantas se hizo Merida, pude escucharla mucho más (y mejor).
"Rosemary" incluso me inspiró a escribir un guion que incluso empezamos a rodar...
Desde hace unos años le perdí de vista, que pena. Pero me trae muchos recuerdos. Nunca he estado en Nueva York, y casi siempre la asocio a esa ciudad. Como dices: bohemia folki de Manhatan :)
Con otras rolas parecia estar leyendo la pagina de su diario escrita en cierto lugar; pero no la pagina intima, sino la siguiente, como "In Liverpool" y "MarleneOn The Wall".
Hm... me has puesto nostalgico...

PS - no sabes las que he pasado por rescatar esto que recién he escrito... el p. verificador, ya sabes...

Miguel Cane dijo...

Schorchi:

Lo siento. Es que tuve que poner el verificador, para evitar el spam, que de repente se puso de a peso.

Cariños a ti y a Jens, de Audrey y yo.

Paul Medrano dijo...

Pos me lo bajo, y también el de música pa una boda. Luego le digo qué tal. Saludo