sábado, 11 de abril de 2009

Hoy, hace un año.

Pasa rapidísimo el tiempo. Hace un año, un viernes, llegué al 4.70 y Susana me dijo, "¡Han nacido los cachorros!" -- unas semanas antes, habíamos hecho una quiniela para adivinar cuándo nacían los cachorros de Guilga, y Carmen Blanco y yo habíamos coincidido en decir "el 11 de abril"- y ahora iba yo, a todo correr hacia la casa de Ángela para ver a los recién nacidos, y ahí, en el cesto, estaban los siete, y entre ellos, la más diminuta, la última, la ratita.
Tú, Audrey.
Hoy es tu cumpleaños, y yo estoy a diez mil kilómetros de distancia de ti. Pero quiero que sepas que no pasa un sólo día en que no me pregunte cómo estás, cómo te estás portando, si me recuerdas. Por que yo pienso en ti todo el tiempo, y te recuerdo, y donde quiera te veo.
Eres más que mi mascota, del mismo modo en que no soy tu dueño. Y si estoy tan lejos, es para poder, de un modo u otro, arreglar las cosas para proveerte de un hogar más sólido y para que no te falte nada.
Pronto, espero, volveremos a estar en nuestro rincón cerca del cielo, vagando por la playa, trepados en el cerro, visitando a Miros en el 4.70 o con todos tus amiguetes de San Lorenzo. Y volveremos a jugar y volveré a hacerte una celebración moderna de la danza (¡Martha Graham, Martha Graham, Martha Graham!) y bailaremos por toda la casa.
Y te leeré. Y haremos guerritas. Y veremos a todos los amigos (¡Miguel y Julia! ¡Quique y Susana! ¡Mauricio y Marta! ¡Nana y Paraja! ¡Irma y Mark, con Willi! ¡Cristina! ¡Carlos! ¡María y Juan! ¡Tu Abuela y Cipri! ¡Tu padrino también!) y yo, como siempre, te querré.
Por ahora, acepta por favor mis disculpas por esta ausencia prolongada (ha sido en contra de mi voluntad), sé buena con Julie, Coqui y Candela (me entero que te has hecho muy amiga de ella y lo celebro), no hagas pis donde no debes y tenme paciencia, vida mía.
Te mandan muchos besos mexicanos todos,
y yo, todo mi cariño.
Tu papá.

4 comentarios:

Yo (i) dijo...

Le serán transmitidas las felicitaciones de su padre, seguro que se alegrará. Por ahí anda, subida en todos los lados, corriendo por el pasillo, haciendo cosas donde no debe hacerlas, y de vez en cuando es regañada (sorry).Un abrazo desde tu Finisterre

Patricia dijo...

Lo que era! Una bolita... preciosa. Feliz cumpleaños para ella.

(y sí, te recuerda; ELLOS siempre recuerdan).

Besos
P.

Paloma Zubieta López dijo...

Anda, el 11 es mi número favorito... Y en esa foto se ve genial. Con mucho cariño transoceánico digo: ¡¡¡Feliz cumpleaños sobrina!!! Tu tía mexicana.

Víctor Gayol dijo...

Felicidades a la peque y al padre.