domingo, 16 de agosto de 2009

Tengo miedo del invierno

Tengo miedo de un invierno como el anterior que me hizo trizas me arrancó la piel me dejó dolores que persisten a manera de regalo del que no me puedo (aún) deshacer y me han dicho estas en otra tesitura me reconvienen toma tus previsiones y yo asiento y digo que no temo al invierno todo el tiempo (no) pero lo mismo no le temía antes y lo que temo es que llegue como el anterior y la noche no caiga si no que se desplome encima de mi dure bajo el peso de la oscuridad durante meses y no me di cuenta hasta que ya se habia levantado pero mientras tanto mi vida era un desastre me ha costado trabajo levantarme y no quiero que vuelvan los dias negros pero no es algo que este en mí evitar y por eso tengo miedo tengo miedo del invierno.

3 comentarios:

autista dijo...

El miedo, dicen los teóricos, aún siendo atávico o irracional, nos protege de amenazas más o menos ciertas y asegura nuestra supervivencia. O nos paraliza. El temor prolongado anticipa ese estupor bloqueante. Debilita. Y nos va incapacitando día tras día, amenazando lluvia y frío y más miedo. Y saltamos desde septiembre a mayo sin capacidad de reacción ante las fechas señaladas, las obligaciones sociales y familiares o sus ausencias. Hasta que nos olvidamos de nosotros mismos.
(¿miedo a la memoria, dijo?).
Un beso.

LuKiA dijo...

Me quedé sin aliento.
Saludos.

vanegra dijo...

¿Estas seguro que era el invierno?
Estoy aprendiendo a vivir en un lugar de 4 estaciones, como consecuencia de eso obviamente todo en extremo es muy desagradable, ni mucho frio ni mucho calor.
Como resultado de estas experiencia, por ahora yo pienso lo opuesto, me doy cuenta que le tengo miedo al verano abrumador en esta isla de masa asfáltica, lo siento lleno de humedad, con una ardiente brisa, terribles olores, todo se vuelve lento y me lleva a sentirme paralizada, cansada de la consecuencia del calor, lo único en lo que puedo pensar es en encontrar un aire acondicionado (¿que horrible no?). Además desde que dejé de fumar hace algunos años mi olfato se volvió mucho mas perceptivo y por lo mismo el verano apesta, a miles de cosas jajaja. Al igual que tu mi piel y mi cabello se ponen horribles. Independientemente de eso oviamente está mi vida diaria llena de cosas muy lindas y otras no tanto, pero siempre la balanza va más a favor.
Creo que por todas las razones anteriores, estoy en espera de que termine el calor y quisiera que no sea tan drástico, porque entonces si no me va a gustar, jajaja.
Esperemos que este invierno tengas mejores cremas que protejan tu piel y que la luz llegue más cerca de tu ventana o que salgas a la par del día para sentirlo.
Un abrazo