domingo, 2 de enero de 2011

El largo y sinuoso camino.

Cuando ustedes lean esto, tanto la Audrey como yo estaremos en tránsito.
Es decir, iremos en camino de regreso a nuestra casa en Gijón. Hemos pasado el último mes en México en casa de Bettina, celebrando las fiestas de rigor, y viendo amigos. Audrey también ha hecho amigos (pero eso es algo que ella hace por doquiera que va).
La visita, aunque breve, fue bastante fructífera. Vimos a mucha gente, nos divertimos, dimos la lata y ahora, volamos hacia la "normalidad" (lo que quiera que eso quiera decir).
Me voy contento, no sin algo de tristeza -- pero eso viene con el territorio.

La próxima vez que escriba, será desde mi escritorio/mesa de Gijón, en ese último piso donde he creado mi casa y entonces les contaré un poco de lo que estoy haciendo, y de lo que voy a hacer.

Pero mientras, el largo y sinuoso camino México/Madrid/Asturias se extiende y se deja ver. Y nosotros, la pequeña y yo, lo seguiremos.

 Hasta entonces, queda esto como resguardo de nuestra vuelta...

No hay comentarios.: