jueves, 3 de julio de 2008

Ingrid -- No más lágrimas

Se acabó la angustia.
Se acabaron las noches de insomnio para sus hijos.
Se acabó la zozobra.
Se acabó el estorbo de la petulancia del pendejete ese (me refiero a Hugo Chávez, y no lo estoy insultando: es un pendejete, porque ni a PENDEJO [así, con mayúsculas] llega ese pedazo de mierda subhumana).
Se acabó el llanto.

Y no acabó en lágrimas.

Por un breve momento se sobresalta mi pecho y me siento (sorprendido de estar) orgulloso de mis congéneres humanos. Espero que no sea brevemente.

Por mientras, que duerma tranquila, Ms. Betancourt.
Que duerma en su propia cama, en su propia casa.
Y que no le permita al horror regresar ahí.

3 comentarios:

g. neidisch dijo...

Sí! Ingrid ha llorado pero de forma diferente (y además vista de forma diferente).
Ahora que no trabajo más en la agencia de noticias ya no estoy tan al tanto de noticias :(

Emilio dijo...

Te he perdiste el espectáculo lamentable de la prensa progre mexicana haciendo malabares para congratularse del rescate de Betancourt mientras aplaudían los esfuerzos chavistas por una salida dialogada.

Miriam June dijo...

..y ahora viene la comedia