jueves, 5 de junio de 2008

Obamarama!

¡Es Obama!

¿Podrá?

Personalmente, no era mi favorito (ya había yo dicho por ahí que mi gallo era Mrs. Clinton), sin embargo, de los males el menor.

¿Podrá hacerle frente a McCain? ¿Podrá más el temor a lo desconocido, la desconfianza y el espectro del racismo? Obama está muy verde todavía... ¿pero eso es ventaja o lastre?

¿Llevará a Hilly como Vice-Presidente? ¿Es conveniente? ¿Es la fórmula ideal?

Queramos o no, de esta elección -- en Noviembre- dependen muchas, muchísimas cosas, en nuestros futuros para los próximos cuatro años.

Supongo que si pudiera votar, votaría por Obama (aunque no me guste).

¿Opiniones?

6 comentarios:

g. neidisch dijo...

Se va arbustito, se queda su cola.
la sociedad gringa como un ente es un ente conservador y ni mujeres ni no-blancos mantienen lo que quieren conservar.
otros cuatro años de lo mismo...
si pudiera votar también votaría por O.

Ben dijo...

Yes, we can!

Filiberto dijo...

Por cierto, no creo que Obama sea el menor de los males.

Por otra parte, Lo peor que puede hacer este hombre es llevar a Hillary como compañera de fórmula. Sería como echarse un escorpión en la espalda. Hillary haría todo lo posible por estorbar, bloquear y echar a perder todo lo que pudiera. Es su naturaleza.

Doña Hillary ya ha dicho muy claramente que ella no está acostumbrada a ser número 2. Tiene un ego de proporciones monstruosas (aunque hay que decir en su descargo que todo político exitoso tiene que tener un gran ego) y a Hillary solamente le gusta trabajar en equipo cuando ella lo dirige.

En los últimos días, Hillary no ha mostrado la más mínima intención de querer cooperar. Ella es de las que dicen: "Después de mí, ¡el diluvio!" Definitivamente, Obama tendría que ser muy bruto - y no lo es - para llevar a Hillary de compañera.

Nótese que los anteriores comentarios no indican que yo piense que Hillary hubiera sido una mala presidenta. Pero me queda claro que sería una malísima vicepresidenta, y que no veo de qué pudiera servirle su apoyo a Obama.

No creo que la selección de candidato a VP sea tan importante como el que los demócratas se unan tras de Obama. Si todos, salvo Hillary, lo apoyan, tendrá una buena oportunidad. Estoy seguro que Obama podrá ganarse el apoyo de todo su partido sin ayuda de doña Hillary y no será tan relevante quién es el (o la) compañero (a) de fórmula - nótese que Obama podría ir con Kathleen Sebelius, gobernadora de Kansas.

Por otra parte, bien pudiera ser que a Obama se le ocurra ir con Wesley Clark, general retirado y ex-comandante en jefe de la OTAN, para hacerse más atractivo para una parte del electorado gringo.

Normalmente la diferencia entre republicanos y demócratas es de matiz, y me da la impresión que en esta ocasión la situación es igual. Cierto, Obama tiene una envoltura muy diferente de la de McCain, pero políticamente no están tan lejos.

Los gringos no están preocupados si su presidente es blanco o negro, o mujer. Lo que les preocupa es qué va a hacer su próximo presidente con lo de las hipotecas, con lo de los empleos, con lo de la recesión, con lo de la seguridad (o falta de), con lo del desplome del mercado hipotecario - un buen de gringos se endrogaron mucho para comprarse una casa que hoy día vale menos que su correspondiente hipoteca.

Esos puntos son la parte de la oferta política que le importa a los gringos. La única relevancia que tiene para ellos la política exterior, es en tanto que hay norteamericanos muriendo en Iraq (incluyendo a uno que otro de mis compañeros de trabajo ¡brrrrr!)

Tengo la impresión que las elecciones van a tener un final "de fotografía." El que gane, va a ser por una nariz.

Por otra parte, he llegado a la conclusión que, desde el punto de vista de México, conviene mucho más que McCain sea presidente.

Deja que me explique: Obama ya dijo claramente que es anti-inmigración y anti-Tratado de Libre Comercio (el otro día declaró que una de las primeras cosas que va a hacer es renegociar el TLC), mientras que McCain es pro-TLC y está dispuesto a solucionar el problema de la migración mediante negociación.

Saludos (y ojalá gane McCain)

Emilio dijo...

No sé si el último comentario sea aún válido; aunque McCain inició su camapaña sosteniendo posiciones muy moderadas en el tema de la inmigración, su discurso se ha radicalizado lenta aunque contundentemente.
Por otra parte, sus últimas declaraciones con respecto a Cuba rayaron en el neoconservadurismo más extremo.
Coincido en las críticas a Hillary; no ha mostrado ni elegancia ni modestia ni generosidad en la derrota.

En cuanto a Obama. Creo que el carisma, o el magnetismo, liderazgo, no sé como llamarlo, pueden ser cualidades importantes en un política. Me parece que en un país y en un mundo en donde el racismo es aún un problema terrible, un presidente negro -el hombre más poderoso del mundo, no lo olvidemos- significaría un hecho con una importancia simbólica enorme.
saludos

patricia dijo...

Me alegro, a mí me tira él. Me parece que sería un cambio saludable; al menos en lo que a política exterior (léase Iraq) se refiere.

Una vez leí que si iba con Hillary de vice, podría él "barrer" a los que se pudieran asustar con lo que él representa. Sin hacer un análisis como el de Filiberto (no tengo con qué hacerlo), nunca me pareció muy así esa hipótesis.

La veo a ella demasiado avasallante, en resumen la veo tal como Filiberto la pinta. Y realmente, si Obama es electo, lo que menos necesita es alguien que le ponga palos en las ruedas.

Por lo que respecta a TLCs y demás, acá nos ofrecieron uno y el propio partido de gobierno hizo un punto de rechazar cualquier TLC que viniera de EEUU. Cosa de mezclar lo que económicamente podría haber sido ventajoso para el país con los principios ideológicos tales como "no al imperialismo". En fin. Ese tren, diría nuestro presidente, ya se fue.

Me gustaría ver a Obama como presidente.

Saludos!
P.

Dushka dijo...

Go Obama