viernes, 26 de septiembre de 2008

Querido Mike

Te escribo esta carta desde el presente hacia el pasado; o bien, desde lo que un día para ti seria un futuro incierto y desconocido. Te la escribo como tu mismo a los treinta y cuatro anios y tres meses. Te la escribo, por que es necesario hacertelo saber.
Eres un ninio que, aunque crece amado en la medida posible por quienes lo rodean, siente de cualquier forma una profunda, casi compulsiva (compulsoria?) necesidad de afecto. De demostraciones del mismo. De ternura aunque sea en migas. Eso, en la infancia, es intrinseco, inexplicable pero autentico. Uno de los misterios gozosos y dolorosos de la vida cuando comienza. Pero, pequenio, no puede regir el resto de tu vida, igual que el miedo no puede ser lo que la traze.
Es verdad, te lo digo como adulto que 'ahora sabe', que ha venido sabiendo desde un tiempo a esta parte. Como seres humanos, nos movemos por dos motores: amor y miedo. El miedo no es malo, pero cuando se vuelve panico, paraliza la vida, compromete la fe (en ti mismo, sobre todo, que es lo peor) y espanta a los demas, no solo a ti.
Pero no todo esta perdido. Te lo digo desde la experiencia, desde la vida en el mundo futuro (por asi decirlo) es una cuestion de afinar bien el instrumento. Saber tocar en armonia. No debes apagarlo ni tampoco ser estridente. Hay un termino idoneo. Lo vas a encontrar un dia. Tal vez ya incluso lo has encontrado. Es cuestion de saber estar. De relajarte y solatr amarras. De ser tu mismo. Lo demas vendra solo.
Mike: vas a estar solo. Pero eso no es malo. La felicidad tambien se puede alcanzar solo. Porque estar solo y sentirse solo son dos cosas diferentes. Es una de las cosas que primero aprendiste, recuerdas? No te importaba jugar solo (incluso hablar solo, contarte historias) por horas. Por que no te sentias solo. Y aunque estaras solo cuando tengas treinta y cuatro anios, en otra ciudad, que haras tuya, no seras solo. Eres algo para muchos. Eres todo para ti mismo. No es cuestion de sacrificarte siempre por la memoria de lo anterior.
Me diras que lo unico que tendras cuando crezcas es la memoria. De acuerdo. Es tu don, tu privilegio. Aprovechalo como archivo. No uses tu pasado como atuendo para vivir tu presente. No te olvides de que quien seras cuando maniana sea hoy, cuando tengas mi edad, sera tan vivo y vibrante como eres tu de ninio. Lo que te suceda en el camino, es inevitable: vas a tner que crecer de alguna manera. No sera la mejor, no sera la peor. Pero sera la forma en que vas a crecer. Fuiste un ninio antes de ser hombre. Pero tienes que ser un hombre dejando de ser un ninio.
Por eso mismo, te esctibo. Para despedirme de ti ahora. No te asustes. No voy a apaagrte la luz dejandote solo. Estare cerca, siempre, mirando hacia maniana, viviendo hoy. Pero ya no voy a tenerte en mi bolsillo, saltando de panico cada vez que algo que no sepas manejar suceda. No tengas miedo. No me pases tu miedo en la forma de rencor ( el odio por lo pasado, ya lo se. Es inevitable, somos humanos. Pero el rencor no florece: reseca. Un ninio puede sentirlo pero tiene que desterrarlo. Es hora ya), tomemos tu miedo y enterremoslo. Como cuando enterrabas un secreto, recuerdas? Hacias un hoyo en la tierra del jardin y decias tu secreto y lo enterrabas. Asi no tenias que decirselo a nadie mas.
Enterremos tu miedo que se traducira en tanta amargura a destiempo, a esa inseguridad que no necesitas realmente, a esas piedras en el bolsillo que te lastran cuando hay que cruzar el rio y a veces, que le vamos a hacer, suben las aguas. Enterremoslo y ahora vete a jugar. Cuando vuelvas, estare detras de la puerta. No voy a matarte (no podria) pero si voy a dejarte aqui. Me ire apartando paso a paso de la puerta. No puedo perdonar lo que te hicieron, por que ya esta hecho. No cambiaria nada. Pero si puedo enterrar lo que te han hecho. Injurias reales que supuran permanentes o castigos cuyas secuelas han sido distorsionadas por el paso de los anios (no son lo mismo, claro, pero igual, tu comprendes).
Lo hago para que te libres de cadenas y me liberes tu a mi en mi edad adulta, en mi hoy dia. Tu eres yo y yo soy tu. Si tenia alguna deuda contigo, pequenio, queda cancelada. No te debo nada, vete a jugar en paz. No me debes nada a mi. Ahora voy a seguiir mi aprendizaje y tocando las piezas de oido. Habra quien me ayude a levantarme cuando caiga (si caigo, pero no voy a hacerlo si puedo evitarlo). Pero ahora voy a seguir en este sendero yo solo. Tu te has ganado tus vacaciones permanentes, con recuerdos alegres, con la felicidad que siempre has tenido en tu infancia que fue mia y que ahora queda deshabitada. Se feliz, recuerda como sonreir.
Yo voy a hacer lo mismo, enano.
Y te quiero. Y eres querido en esa vida que tu tienes. Y yo soy querido en mi vida que tengo ahora. Por que tengo que comenzar por mi mismo. Y no solo lo hago por ti. Lo hago por mi.
Se feliz, que yo quiero lo mismo. Y lo intento cada dia.
Besos.
(realizada en un tablero sin enies ni acentos, perdonaran los lectores)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi queridisimo Mike,
Realmente nos esforzamos para que tu niñez fuera feliz, sin embargo a travez de tus escritos me entero que no lo fue para nada, eso es veraderamente tragico, espero que logres en tu madurez y ahora solo encontrar la felicidad que te mereces.

Con todo mi amor te mando mil ocho besos.

CP.

Viviana dijo...

Miguelillo:

Regreso al internet y veo que reabriste el blog. Me da mucho gusto. Hace mucho que no entro, así que me tomaré mi tiempo para leer tus entradas.

Es una linda idea ésta de escribirle una carta a nuestro yo-niño. Reconocerlo, contarle su historia. Y regresarlo a su lugar.

Te mando muchos besos. ¿Cómo está Audrey?

Anónimo dijo...

Hermano, te amo mucho aunque no lo quieras creer. Te mando besos.