lunes, 26 de mayo de 2008

Sssh...

Por fin se quedó dormida.

Todo el camino de la casa en que nació (a la vuelta de la librería Paradiso) hasta aquí, fue un constante lloriqueo, porque, de repente, le faltaban sus hermanitos.

Esperándola ya estaban sus nuevos amiguitos, el pato, el cerdito de látex (fue amor a primera vista), la pelota y la mantita.

Jugamos en el piso, corrió por todas partes, hizo pis y caquita. Tendré que enseñarle dónde hacer, con paciencia y mano firme.

Lleva dormida cosa de una hora o así. No sé cómo va a ser su primera noche.
Estoy nervioso, y muy contento. Voy a tener que acostumbrarla a mis rutinas y también, voy a tener que enseñarla a hacer cosas. Poco a poco.

Por lo pronto, me quedo en silencio, mirándola dormir.

14 comentarios:

Marta dijo...

Enhorabuena, es preciosa.

Seguro que vais a disfrutar el uno del otro muchísimo. Audrey aún no lo sabe pero es muy afortunada de tenerte por dueño.

Besotes guapo

Jack dijo...

Padrazo. A ver si esta semana hay ocasión y me la presentas. Disfrutaos. Y no digas "caquita", que eso es síntoma de padre malcriador. Muchas enhorabuenas.

Viviana dijo...

Jeje. Está hermosa la princesa...si hasta tiene collar con "joyas" a lo Paris Hilton.

Hazle un horario. Sácala a la calle o llévala al lugar donde tengas asignado para que haga sus "cosas" justo después de comer. Es desesperante al principio pero aprenden relativamente rápido. La mía se tardó quince días más o menos.
Régañala cuando se porte mal y no dejes que te haga destruya las cosas.

Uf. Cuántas recomendaciones. Los perros son parte importante de la vida y los afectos y conllevan una responsabilidad muy grande.

Enhorabuena por Audrey y por tí. Luego queremos fotos de los dos juntos.

Besitos

Filiberto dijo...

Hallo Herr Kein!

En mi vida he tenido cuatro perros tejoneros ("dachs" = tejón, "hund" = perro), a.k.a. "teckel", a.k.a. Mex. "perro salchicha."

Tuve mi primer perro salchicha, un teckel golondrino que respondía al nombre de "Chaparro", cuando yo aún no sabía hablar. Adoraba a ese perro - o al menos eso me cuentan, porque dado que aún no tenía yo uso de razón, tengo que remitirme a los testimonios de terceros y a las fotos. Yo dormía con el perro, dentro de su perrera. Cuando alguien tocaba el timbre de la casa, perro y niño (o sea yo), asomábamos nuestras cabezas por la puerta de la perrera y ladrábamos como poseídos. Un vecino, que era vista aduanal, le encantaba ver el espéctaculo, y al menos una vez por semana, iba a tocar a nuestra casa, simplemente por el placer de presenciar el espéctaculo.

Resulta que "Chaparro" comía carne molida cruta, y resulta que tanto el perro como yo comíamos con enorme gusto dicho plato. He de confesar que, hasta el día de hoy, me encanta la carne tártara.

Podrás imaginarte que tanto el perro, como su plato y su perrera, tenían normas de higiene muy por encima de las acostumbradas por los perros normales, ya que mi mamá seguía los estándares requeridos para que un infante (o sea yo) pudiera convivir con el perro sin enfermarse.

El segundo dachshund también era golondrino, y respondía al nombre de "Taiquí." Era muy inquieto y como dicen en Monterrey, era muy "echado pa'lante." El tal Taiquí se salía a la calle a la menor oportunidad, a defender su territorio, y no era raro que regresara a casa muy maltrecho, y a veces sangrando. Pero eso sí, Taiquí era de los que "no se rajan." No se amedrentaba ante el tamaño de su oponente. Y nota bene, se las arregló para embarazar a la perra de una vecina. La perra era bastante más alta que Taiquí, y hasta la fecha, no me explico cómo le hicieron. Sabemos que fue nuestro can el culpable porque los cachorros se veían igualitos a "Audrey." Y la malvada vecina los vendió como si fueran salchichas legítimos. Habrá que ver cómo se pusieron cuando crecieron.

El tercer salchicha de la serie, también era muy voluntarioso, por no decir de convicciones firmes, por no decir testarudo. Se llamó "Winnie." Dicho perro lo compramos entre mi hermano Sigredo y tu servidor, juntando nuestros ahorros. Se lo compramos a un compañero de escuela de mi hermano, que era hijo de alemanes. El tal "Winnie" era muy inteligente y tanto mi bróder como yo pasamos mucho tiempo enseñándole trucos a Winnie. También le encantaba perseguir ratones - y se conformaba con ratones porque en La Gran Tenochtitlán no hay tejones. Había que tener cuidado, porque este amigo tenía la costumbre de llevar sus trofeos (o sea ratas muertas), a la sala de la casa. También le encantaba hacer agujeros en la tierra, lo cual era algo peligroso, porque si caminabas por el jardín sin el debido cuidado, corrías el riesgo de meter un pie en un agujero de cuarenta o cincuenta centímetros de profundidad.

El último salchicha que hubo en la familia se llamó "Kaiser" y se lo regalé a mi mamá de cumpleaños. Era un niño malcriado - mi madre se dio el lujo de tener un perro malcriado. Eso, aunado a lo testarudo de los dachshund, es un coctel no apto para gente de corazón débil.

Me la pasé muy bien con estos cuatro perros, tal y como espero que te la pases con Audrey. Eso de la educación es básico, sobre todo porque no olvides el temperamento germánico de los salchicha. Bismarck era más dócil y flexible que cualquier perro salchicha, así que, sobre advertencia no hay engaño. Pero eso sí, la testarudez la compensan con creces por medio de la lealtad y la inteligencia.

Salve, Oh Herr Kein.

g. neidisch dijo...

Estoy con mi browser lynx, no veo fotos...
..hmmm... sabes que tengo miedo a los perros? Mientras más grandes y menos pelo tengan, mayor es mi fobia...
a veces hasta a una pulga con perro le tengo miedo...
A cambio: amo a: los gatos: fascinantes animales con personalidad y: chantajistas: myau... Y encima de todo: limpios!
en la tarde voy a checar la foto de Odri para decidir si le tengo miedo o no...

Mónica Alejandra dijo...

Herman, no sabes que gusto nos da ver que ya esta contigo tu bb, cuidala mucho y hasla muy feliz como ella te ara a ti. te amamos. tu sobrino y yo

Cuquita la Pistolera dijo...

Es adorable...¡tendrás muuuuuuucho trabajo los próximos meses!
Y ya regresaste a Facebook... ¿Cómo lo lograste?
Cariños

Anónimo dijo...

Felicidades mi vida, es una nietecita preciosa, seguramente disfrutaran de muchos momentos maravillosos. Te amo.

Tu fan num. 1 C.P.

Patricia dijo...

Qué bonita... y qué pacífica parece. Espero que la primera noche no sea muy movida. Si llora mucho (y pretendés que sea una señorita educada y duerma en su camita y no en la tuya...) puede funcionar ponerle una bolsa de agua caliente (o similar) en su lugar. Extrañan el calor de sus hermanitos. Hacele sentir que no está solita, Zeus se calmaba tan sólo con que le habláramos. Lo del horario y llevarla al lugar "indicado" luego de comer ya te lo dijeron.

Zeus nos dio baile unas cuantas noches cuando lo trajimos. Gajes del oficio, no?

Que disfruten todo lo que van a pasar juntos.

Un beso
P.

julia dijo...

¡¡ahhhh!! Se me había olvidado. No tengo perdón.
Bueno, me alegro de que ya tengas en casa a tu nueva compañera de viaje. :)
Muchos besazos a los dos.

Kike dijo...

Felicidades Mike, está bien bonita!

Emilio dijo...

Me sumo a las felicitaciones,
muy bonita la perrita; pasear a un perro es uno de los mayores placeres que hay, y también una de las rutinas más nobles.
saludos

Dushka dijo...

Divina.
Llevala contigo a tus largas caminatas. Si hace mucho ejercicio estara menos ansiosa (y de paso tu tambien.)

XOXO

doña Jimena dijo...

Yo digo que consentirla y malcriarla hasta el cansancio no puede ser tan malo ¿o a poco le vas a poder decir que "no" siendo así de bonita? ah también digo que es cuestión de paciencia y pura comunicación aquello de entrenarlos. Sí entienden de veras, yo juro que tienen personalidad. Que bonita cama. Saluditos