miércoles, 22 de octubre de 2008

Una noche de Cabaret (I)

La primera vez que escuché en vivo y en directo a Clare Fader y los Vaudevillians, fue hace unos ocho años (¡zaz! ¡Hasta ahora que lo escribo me doy cuenta del tiempo transcurrido!) un sábado por la noche en un centro nocturno de Washington, D.C.

Iba con MyCool King, y no tenía idea de lo que íbamos a ver. Cuando estábamos juntos, como él era el Profesor Higgins, tratando de hacer una Duquesa de esta florista arrabalera (léase, su servidor), él era quien elegía los filmes que vimos, los restaurantes a los que fuimos y los actos y conciertos a los que fuimos -- que no fueron tantos, pero lo mismo-. Todo era parte de mi educación, y no sólo sentimental.

Recuerdo que era sábado por la noche, por que esos eran los días en que salíamos a cenar y a alguna variedad. Al cine íbamos los viernes o los domingos. A caminar, cualquier día. Pero los sábados eran especiales. Los recuerdo con cariño, por que no he vuelto a tener sábados así.

Lo mismo íbamos a ver un concierto de Mozart, o a ver a The Manhattan Transfer o a Connie Champagne o a Moby o, en el caso de arqueología pop que hoy nos ocupa, a Clare Fader y su banda.

Me gustó que se trataba de música de cabaret auténtica, original, con el sarcasmo de fines del siglo XX intacto y ágil. Me hizo mucha gracia una canción en especial, llamada Wedding Day Lament (la pueden descargar para oírla aquí), que Clare -- una mujer delgadísima, de cabello rojo, con un rostro de belleza particular y muy fina, como de otro tiempo- interpreta con una triste dulzura y buenas dosis de cinismo.

La banda, además de Clare, la componen Scott Manring (en guitarra), Mary Kate Elkins (en cello), Aaron Bachelder (en percusiones) y Andy Mabe (en bajo). Son originarios de Winston-Salem, Carolina del Norte y hacen una extraordinaria fusión de cabaret, jazz, pop, y world music, que resulta refrescante y moderna. Su espectáculo en vivo resulta muy diferente, con participación del público y toda la cosa. Tan lo disfruté, que algunos años después, estando en Nueva York de trabajo, me enteré que se presentaban en el Slipper Room y los volví a ver. Lo disfruté muchísimo.

Me compré sus dos discos, y aún los conservo. Por eso mismo los comparto con ustedes -- es música que posiblemente no han oído y que no creo que llegue a ser tan popular como para que llegue a todas partes, así que quise compartir con ustedes estos dos espectaculares álbums, que incluyen las canciones de su repertorio original e invitan a la carcajada y también, a bailar.

Para descargarse The Elephant's Baby, hagan click aquí

Para descargarse Seventh & Trade, hagan click aquí

Escúchenlos y por favor, dénme sus impresiones.

4 comentarios:

Eva dijo...

Mmmm, creo que seguiré tu recomendación, me encanta la música de cabaret. Ya te contaré!!

space station dijo...

hola hola genial ke postearas de Clare hermoso cabare...pero el problema es ke me bajo el archivo de elphant's baby y me salen un monton de archivos corruptos :(
ayuda por favor!
me bajare con los Vaudevillians

Miguel Cane dijo...

Space:

Revisa tu software para abrir archivos zip o rar, por que otros usuarios (y yo mismo) hicieron descarga del Elephant's Baby y baja y corre bien. Si quieres, vuelve a intentarlo.

¡Gracias!

space station dijo...

hey! ya ahora si me funcionaron!
no entiendo por ke a veces me salen archivos dañados y solo se descomprimen unos y otro no

ahora si me funciono
hey genial puro vodevil!
exc...seria muy cool ke lograras conseguir el nuevo de jill tracy ke lo ando buscando por todo lado!