viernes, 12 de enero de 2007

... y escucha


Cosas que suceden inesperadamente.

Hace unos días (todavía el año pasado): En fila para cruzar la frontera, al rayo de sol, en la camioneta de Jorge, un amigo de mi primo Roberto que, para no hacer un cuento demasiado largo, nos echó la mano para cruzar "la línea".

En una ciudad como Tijuana, es de esperar que en el estereo del coche se oiga música fronteriza: grupos o bandas o ¿por qué no? Hasta Reggaeton [y aquí es donde me estremezco nomás de pensarlo]o Narcocorridos.

Jorge me sorprende al poner música. Al principio siento que la conozco... luego me doy cuenta de que efectivamente, la conozco y la recuerdo.

La canción se llama Joan of Arc, la agrupación es conocida como OMD, o bien: Orchestral Maneuvers in the Dark. Ahí sentado, contemplando la inmensa fila de autos que espera a cruzar "al otro lado", regreso en el tiempo a 1983 o 1984, a mis primeras incursiones escuchando la radio -- algo que ahora ya no hago-.

Mientras oigo la canción (como ahora ustedes), recuerdo Stereo 99, mis primeros acercamientos a la iconografía pop que me marcó: estar con la luz apagada, escuchándolo todo: a OMD y a Culture Club y a Sting y a Madonna y a Eurythmics (yo te amaba, Annie Lennox); sorprendiéndome por las texturas, estremecido de temor cuando David Bowie cantaba This is not America (le tuve miedo a Bowie por varios años).
En su momento, doy gracias a Jorge por recordármelo y luego, paso todo el viaje, recordando la canción (que no tenía en el iPod en ese instante). Ahora sí la tengo y busqué una forma de compartirla.

Apago la luz y escucho.



Nota: La canción Joan of Arc se ha integrado al reproductor El Soundtrack de Alias Cane.


Gracias.

8 comentarios:

Nyman dijo...

Uy, acabas de tocar una fibra bastante pesada de aquí tu servilleta. A OMD los descubrí ya cuando habían pasado sus mejores glorias, sin embargo me hice discreto fan y me alegra ver que los retomas...al menos con Joan of Arc.

Llena ese Ipod con Electricity ó Enola Gay ó Secrets...pasando por Dollar Girl, Sunday Morning ó las maravillosas Speed of Light (que me fascina) o ya entrados en gastos todos los tracks del disco Sugar Tax.

Uff que sonidos! =)

Miguel Cane dijo...

Querido Davis,

¿Quién se hubiera imaginado que ibas a salir discreto fan de OMD?

Qué cotorro.

Pues yo confieso que no soy gran fan, pero Joan of Arc me gusta porque me recuerda mi infancia... y So in love tiene una letra que me habla de ciertas cosas personales (It's hard to believe/I was so in love...)especialmente aplicadas a mi pálida y temblorosa juventud.

Buscaré tus recomendaciones, nomás porque son tuyas.

Un abrazote hasta Can-Coon.

M

Jacobo dijo...

No sé qué me sorprende más, el que hayas encontrado esta canción (te juro que se me había olvidado, pero vaya que la escuché hartas veces cuando era nueva)... decía, no sé si me sorprende eso o los artilugios tecnológicos que encuentras para compartir lo que encuentras.

Nyman dijo...

So in love es tan "eighties" jejeje

Recuerdo a Molly Ringwald entrando al salon de su fiesta de graduación en 'Pretty in pink'! Uyyy!

nyman dijo...

Ah y no olvides bajar CALL MY NAME! me encanta! =)

Miguel Cane dijo...

Querido Jake:

A mí también me sorprende, pero me gana siempre el deseo de compartir, ¿qué puedo decirte?

Un abrazote!!!!

______________________________

Davis,

Tomo nota.

Jeje, puro flashback ochentero este fin de....

jujujuju

Abrazos!

Sergio Zurita dijo...

Maestro Cane, mi nombre es Sergio Zurita. He oído tanto de usted a través de Ana Victoria (o Anaví, como la llama en sus retratos) que de alguna manera siento que lo conozco. Sin embargo, le hablo de usted porque creo que va de acuerdo con el comentario que quiero hacerle. Por fin hoy entré por vez primera a su blog y me permito decirle que no todos los días se encuentra uno con un escritor de verdad. Leí bastantes entregas y estoy sorprendido. En primer lugar, porque la palabra "entregas" es la más adecuada para definir lo que usted escribe. Da gusto leer a alguien que escribe con los cojones y que muestra el alma cuando habla. De lo que sea. Noto también esa compulsión de escribir que tienen los grandes, que escriben porque no pueden dejar de hacerlo, como si no supieran hacer otra cosa, como si sólo fueran ellos cuando están aporreando el teclado. En fin, hay belleza en su blog, y como dice Bob Dylan: "Behind every beautiful thing there's been some kind of pain". Le mando un gran abrazo y seguiré leyendo.

Sergio

Miguel Cane dijo...

Querido Sergio,

Por favor, sin formalismos ni formulismos. El querido, de hecho, es de a de veras. Con razones justificadas, y no sólo por lo escrito, aún si le llega a uno al corazón (gracias) sino por otros motivos que no hace falta mencionar.

Y de nuevo, gracias.
Gracias por la molestia tanto de leer, como de tomarse un momento para expresar una opinión. Es un estímulo (lo sabes también, autor) que nunca se puede agradecer lo suficiente.

El blog éste, como un ramo de margaritas, existe como una respuesta a un estímulo también (véase "La Idea del Norte", sine qua non) y se ha convertido no en una obligación, sino en un júbilo cotidiano.

Sí, escribir es una compulsión, es cierto, como poner un pie delante del otro y repetir el proceso. Entre Gitanas no nos leemos las manos, y a veces conlleva muchas cosas. ¿Puedo decir algo? Hay veces que me arrepiento un poco de exponerme así, pero no puedo obligarme a usar la espaciadora en reversa para borrar. Borré mucho, antes. Cuadernos enteros tirados en el fogón y creo que ya no es momento, no a estas alturas del poema.

Quisiera ser más congruente o explicarme mejor. Pero quizás, no haga falta.

Sólo puedo decir, reiterar, el gracias. Escribo con los cojones --¿escribo con los cojones?- porque tal vez aquí no encuentro otra manera de hacerlo.

Este blog no sólo es mío: es un espacio abierto a todos. Yo sólo soy una voz. Hablo y hablo y hablo... pero al final, sólo soy parte del desierto de sonidos que decía Unamuno.

Gracias, de nuevo, por todo. Acuso de recibido.

Y me permito contestar al Maese Dylan con una frase de Lady Marianne (Faithfull)

After a certain age every artist works with injury.

Tal vez eso sea.

Por favor, no dejes de seguir visitando esta casa sin puertas.

Un abrazo de vuelta (por partida doble y p'a compartir) y por enésima vez, gracias.

M