miércoles, 21 de noviembre de 2007

Con el Gato Culto en París

Una de las cosas que me moría de ganas de hacer, nada más llegar a México, era poder ver a Paco Ignacio Taibo I, mi Jefe y creador también del celebérrimo Gato Culto.
Gracias a la inmensa gentileza de Hanna, llegué a casa de los Taibo en colonia Condesa, temprano a mediodía de ayer y me llevé al jefe a tomar un refresco al café que tiene frente a su puerta, que se ha convertido en uno de sus sitios habituales. Él lo llama París.
Me emocioné mucho de ver al jefe bien, alerta, muy lúcido. Me identificó de inmediato "Hola, monstruo" y rápido, procedió a hacerme toda suerte de preguntas sobre mi vida en Asturias.
"¿Llueve en Asturias?"
"Sí, Paco. Cuando salí de casa el domingo, llovía."
"¿Te gusta Gijón?"
"Muchísimo, jefe."
"¿No te sientes muy solo?"
"A veces, jefe."
"¿Comes bien?"
"Sí, Paco."
Taibo I asiente. Sonríe.
"¿Tienes amigos en Gijón?"
"Sí que tengo. A muchos los conoces."
"Julián."
"Sí, Paco."
"La chica que tiene una hijita."
"Cristina, sí, Paco."
"Mi sobrino."
"Cefe, sí. Te manda un gran abrazo."
"Tu amigo que trabaja en un diario."
"Jack. Sí. Tú lo recuerdas."
". Tiene una esposa doctora."
"Sí, jefe. Y una hija pequeña."
Paco asiente.
"También uno más jovencito que escribe."
"Luis."
"¿Se llama Luis?"
"Sí, Paco."
"Y Julián."
"Sí, jefe. Y Julián."
"Julián tiene una mujer y una hija."
"Sí. Su hija es Candela."
"¿Qué edad tiene?"
"Tres."
Paco asiente. Sé que le cuesta a veces recordar todos los rostros que le conjura la plática. Pero también sé que puede verlos, que retiene fragmentos de esas vidas.
"Tu amigo escribió un poema sobre temblores."
"Sí, Paco. Un poema largo."
"Y hay una chica que toma fotos en Semana Negra."
"Marta."
"Su esposo es mi amigo. ¿Como se llama?"
"Él se llama Mauricio."
"Eso, sí. Mauricio. Él vive en Gijón."
", jefe."
"¿Te gusta Gijón?"
"Sí, estoy feliz ahí."
"¿Estás feliz?"
"Sí, jefe."
"¿Te arreglas de dinero?"
"No me falta nada, Paco."
"¿Escribes?"
"Todos los días."
Paco me sonríe, dice bueno, bueno. Me da unas palmaditas en la mano. Me dice "hijo" y luego me pregunta si llueve en Asturias.
Después llega Maricarmen y volvemos, con Carol y Tomás, amigos a los que echaba yo mucho de menos, a la casa.
Vamos a comer.
Como todos esos martes antes.

7 comentarios:

Champy dijo...

Que emotivo momento.

Cuidate por favor.

hugo dijo...

ah que tu jefe con tantas preguntas. lo bueno es que tiene las respuestas.

hugoet100 en el correo caliente.

saludillos pillos. h

Anónimo dijo...

La vida es un cambio constante, pero en momentos como el que acabas de describir es cuando la percibimos como generosa.

Un abrazote crujidor y bienvenido a la ciudad de la pista de patinaje balín jejejejeje.

Ok, ok, saludos desde Ithilien.

-•MiTa CorLeoNe•- dijo...

Q lindo regresar a lo vivido y extrañado..

Oye, aaaamo la música que pones en tu blog, es reconfortante estar leyendo con esa música deliciosa de fondo.

Un saludo enorme
Arrivederci

Patricia dijo...

Me hiciste llorar (otra vez...), me recordaste otras conversaciones, pero mías, allá hace ya tanto tiempo ahora.

Te quiere (se quieren) mucho. Que disfrutes de los almuerzos; qué hermosos momentos!
Un beso grandote.
Patricia

Yo dijo...

Sencillamente maravilloso y muy muy muy muy emocionante. Dales muchos besos amiguín, y cuidate.

Dushka dijo...

Adoro a Paco. Mi caricatura favorita es donde el Gato Culto dice que la casa de mi mama es como un museo, pero caliente.