miércoles, 26 de marzo de 2008

Si yo pudiera retroceder el tiempo...

...¿qué podría hacer?

Algunas veces lo pienso. ¿Qué cosas podría hacer si esto fuera posible?

Volvería a mi infancia, para arreglar todo lo que a veces siento que salió mal; decir las cosas que no dije y omitir las que no debí haber dicho. Despedirme bien de quien debí hacerlo, apartarme de quien debí estar lejos y así salvarme de cosas que no debían haberme ocurrido.

Volvería a mi juventud, para encarar cosas que dejé de lado. Para corregir mis errores. Para volver a disfrutar, aunque fuera sólo brevemente, de mis alegrías.

Pero luego pienso, ¿para qué haría retroceder el tiempo realmente? Creo que el resultado de todas las situaciones y decisiones, encuentros, desencuentros, acontecimientos y sorpresas que me fueron sucediendo, son las cosas que me hacen ser quien yo soy ahora, en el momento de mi vida en el que me encuentro.

Y -- para bien o para mal- la persona que ahora soy, es quien me corresponde ser.

Sin embargo, la idea de poder hacer retroceder el tiempo es muy atractiva, irrepresiblemente: es un tema recurrente en nuestras fantasías.

¿Ustedes qué harían?

Echen a volar su imaginación y cuéntenme.

9 comentarios:

Addalina dijo...

Esto, si fuera más supersticiosa, pensaría que es como una señal.
Acabo de salir del cine y el tema de la película me dejó un sabor de boca un tanto conocido, que hizo que pensara y reflexionara, como muchas otras veces, cosas parecidas a las que comentas en este post (para ser clara me dejó un poco sentimentaloide y melancólica).
A veces, en definitiva, he pensado qué haría si pudiera retroceder el tiempo; qué haría si pudiera cambiar todas aquellas cosas que ahora me son imposibles, las que deseo y no he logrado, las que he logrado sin desearlas; y al final me pregunto: qué es realmente lo que deseo? Realmente desearía retroceder el tiempo? Realmente lo que siempre he pensado que deseo es lo que verdaderamente desea mi corazón? o es simplemente lo que me he creado en la cabeza influenciada por lo que dicen los demás que es lo "lógico" desear o esperar en mi vida, en mi circunstancia y a mi edad?
Si en realidad pudiera retroceder el tiempo, creo que sólo cambiaría una cosa: mi terrible pesimismo.
No camnbiaría las circunstancias, las ausencias, las muertes... cambiaría mi postura ante todas estas cosas con la cual tal vez pude haberlas disfrutado más (las que se podían disfrutar) o vivido más intensamente, incluso las dolorosas.
Según yo todo lo he vivido intensamente, porque soy (o me considero) demasiado sensible y todo lo he vivido como si fuera un filo que rasga mi piel, pero esto siempre fue como algo malo, siempre consideré un exceso tanta sensibilidad y en lugar de verlo como algo bueno que me decía a cada momento que estoy viva lo viví como algo que sólo me hacía daño y me hacía detenerme ante muchas cosas.
Creo que, aún así, poco a poco (a pesar de que ya no tengo 15 años) voy en el camino de cambiarlo, sin tener que haber detenido o regresado el tiempo. Entonces es cuando me doy cuenta que no tiene que retrocederse el tiempo para lograr o alcanzar lo que más queremos, ya que lo que más queremos cambia constantemente dependiendo del momento de la vida en el que estamos. A mi edad ya no me arrepiento de nada (aunque mi pesimismo siempre me ha hecho sentir mal por la mayoría de las cosas que he hecho o he dejado de hacer), pues cada cosa, cada moment, cada persona, cada circunstancia me ha llevado a lo que ahora empiezo a vivir: la madurez.
Te abrazo fuertemente.
Besos de hadas.

g. neidisch dijo...

Disculpa mi vulgaridad.
Si pudiera retroceder el tiempo, perdería de nuevo aquellito, porque la neta, ni me acuerdo cómo sucedió.

New Pop Kitchen Show! dijo...

pues si coincido en que en gran medida todo aquello a lo que volveriamos, todos eso baches que ahora pensamos necesitaron relleno, son lo que nos hace ser como somos.

que seria del queso emmental sin todos sus hoyitos?

en todo caso volveria atrás para repetir alguna escena de esas que me hicieron sentir chido...

como comerme un helado en verano en mi pueblo... su cielo azul saturado y el amarillo technicolor que despide el sol antes de caer...

uy! comerme, que digo comerme! devorarme una de las jumbo hamburguesas que mi papá me cocinó alguna vez al salir de mis clases de natación. coño! después de enfrentar mi miedo a morir ahogada y de hacer harto ejercicio nadando la hamburguesa me sabía a gloria...

y volver a sentir la risa loca que me daba de niña, recuerdo una vez estar un sabado en el cine (sabados de cine permanencia voluntaria, mi mamá ahi nos dejaba en la mañana y nos recogía en la tarde, una suerte de babysitter el cine) corriendo tras una turba de niños por los pasillos del cine botadisima de la risa, ya sin aliento, con calambre estomacal de la risa loca que me poseía. que diversión!

regresaría pues a la realidad magica de la infancia, a tener la seguridad de que todo aquello que imaginaba podia tomar formas reales... damn! que triste suena mi vida ahora que pienso que para alcanzar eso tendría que detener el tiempo...

ouh!

patricia dijo...

Lo que pasa es que no es sólo retroceder en el tiempo, verdad? Es retroceder sabiendo, y como se dice, con el diario (=periódico, por acá) de mañana todos somos profetas; si supiéramos dónde nos vamos a equivocar...

Sí, tal vez si retrocediera sabiendo, entonces cambiaría un par de cosas. Aunque pensándolo bien, una de las que más dolor me han causado, ni siquiera estuvo en mis manos así que eso (que tanto desencuentro con mi familia me trajo) hubiera quedado igual.

Cambiaría mi pesimismo, como dice Addalina. Dejaría pasar a un par de personas que no valían tanto la pena, ni tantas lágrimas. Trataría de aprender más temprano a dominar (un poco al menos) este temperamento explosivo mío. Tendría menos miedo a mostrarme vulnerable (lo tendría realmente?). Tomaría las riendas de algún asunto que quedó trunco por no decidirme a manejarlo yo.

Pero igual que tú, Miguel, pienso que todo lo pasado me hace quien soy, como soy. Y pensándolo bien, mirándome detenidamente no puedo decir que las cosas han salido tan mal. No perfectamente, pero tampoco mal.

Y ya haber pensado todo esto para escribir finalmente el párrafo anterior, es buena cosa, verdad?

Un beso
Patricia

Anónimo dijo...

Si pudiese retroceder el tiempo, te escucharia mucho más, tus palabras de auxilio, y no te hubiese sucedido tantas cosas terribles, pero como tu dices el no haber atendido a tiempo tus palabras te hacen ser hoy el hombré íntegro, generoso, honrado, abierto de criterio y corazón además de libre pensador, no se hijo mio si pudieramos cambiar nuestro destino, quiza yo no he sido la madre que tu merecias, pero me siento orgullosa de ello,se que no el merito de ser como eres no es mio, pero me atribuyo la parte de haberte traido al mundo y de amarte más que a nada y que a nadie.
tu fan numero uno.

hugo dijo...

son tantas cirugias las que le haria a mi recorrido que seria una vida entera nuevecita y diferente. bueno, nomas toda perfecta, sin los errores garrafales, y pues claro que llena de abundancia y felicidad y todo lo demas. je. ya ven.

humantree dijo...

Yo dejaría por aquí un comentario mucho antes, para empezar...
Un abrazo.

Emilio dijo...

Somos la suma de todos los errores y los golpes recibidos; algo así escribió Bernhard en alguna de sus novelas autobiográficas. En cuanto encuentre la cita la transcribo por aquí.
saludos

Dushka dijo...

Como a ti, me preocupa el efecto que tendria sobre el presente cambiar algo en el pasado. Creo que al final del dia las cosas suceden como tienen que suceder.