lunes, 18 de junio de 2007

Érase una vez...


...un muchacho muy joven que soñaba con ser director de cine.
Hizo el examen en las dos escuelas de cine de la ciudad de México, el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos y el Centro de Capacitación Cinematográfica.

En ninguna de las dos pasó de la primera etapa; en una de ellas, durante la entrevista, su lista de filmes favoritos -- encabezada por Polanski, Hitchcock y Buñuel- fue recibida con moderado escarnio, más aún al decir, sin faltar a la verdad, que no era admirador de El acorazado Potemkin ni de Fellini, particularmente (lo dicho, era muy joven y aún no descubría La Dolce Vita).

Desencantado, el joven abandonó ese sueño.

Y quince años más tarde, cuando ya era escritor, con muchos sueños cumplidos y nuevas ilusiones qué perseguir, comprendió que fue uno de los más grandes favores que le habían hecho.

1 comentario:

Nyman dijo...

Por un momento pensè que te referìas a mi, me dije: "Ummm junio 18, mi cumple..wow, el Cane me dedicò post completo..." jajajaja....pero ya cuando leì "que hizo examen en dos escuelas" me dije: "ummm no...no soy yo" jajajajajaja

Saludotes Miguel..desde acà te mando mi rebanada de pastel!