martes, 19 de junio de 2007

Cuando los extraños ya no lo son



¿En qué momento deja un extraño de ser un extraño, para convertirse en alguien que conoces y eventualmente, en una parte integral de tu vida, al punto de ya no poder imaginártela sin su presencia?

Esa es una de las muchas preguntas sin respuesta que me he ido encontrando en la vida. Y me vino a la cabeza de nuevo, viendo una película de Peter Yates llamada John & Mary, con Mia Farrow y Dustin Hoffman, frescos de sus magnidebuts en Rosemary's Baby y El Graduado.

En la película, John y Mary se conocen, se van a la cama y luego, se conocen. Claro, para ser una cinta de 1968, el tema resultaba revolucionario, pero ahora, cuatro décadas más tarde, las cosas no son muy distintas, me temo.

¿Cómo sabes que ese extraño/a que entró por la puerta, va a ser significativo en tu vida? (Y ya no estoy hablando sólo a nivel pareja, sino en un sentido mucho más personal) ¿Cómo saber si esa persona va a ser una influencia [buena o mala, a saber] en tu vida?

Les voy a decir: no lo sabes.

Algunas de las personas que más significan en mi vida, las he conocido de las maneras más fortuitas. A Carolina, sin quien mi futuro es inconcebible -- aún si yo estoy en otro continente ahora- la conocí en una fiesta multitudinaria, igual que a Juan Carlos y a Luis, los conocí codo-a-codo en una larga mesa. A otros, los he conocido de modos menos gregarios, mas no por ello, menos fortuitos: a Hanna la conocí en la escuela, David (Nyman) era sólo unas cuantas palabras en una pantalla, Paco Peña se sentaba en su escritorio, a unos pasos del mío; a Penélope no la conocí hasta que viajó a México, aunque ya sentía que la conocía; a Michael King lo vi por primera vez entre mucha gente y él me sonrió. A Anaví, la conocí hasta que habíamos dejado de trabajar juntos y la quise tal vez a raíz de eso mismo, a Viviana la conocí casualmente, gracias a su madre y hermano, que era (¡es!) mi amigo, pero con ella la relación se hizo más profunda, hasta muchos años después. A Dushka la conocí en persona, pero no la conocí hasta que nos conocimos por su escritura.

¿Cómo sabes cuando un extraño ya no lo será y se convertirá en alguien que conoces, que llegas a querer?

Eso sólo lo sabes tú mismo. Tú lo haces que suceda.

Y sobre cómo a alguien que querías, que conocías y que te importaba, se convierte en un extraño, sobre eso, escribiré otro día en que no me sienta tan contento, tan rodeado de gente que quiero y que me quiere, como hoy.

11 comentarios:

Nyman dijo...

Gracias por la mención. A veces damos por hecho muchas cosas, pero no nos conscientizamos sino hasta que lo vemos plasmado de puño y letra (o de viva voz) en algún lugar. Así me sentí hoy leyendo que formo parte de tu vida sabiendo la cantidad de gente que conoces y que en parte ME CONSTA!, so...pues nada, que me sentí honrado y en ese sentido, eres correspondido Cane. Creo que tu y yo seguiremos nuestra relación por muchos, muchos años...

Y tu último párrafo es aterrador. Sentí un deja vu!

Abrazos Canito.

Miguel Cane dijo...

Queridisísisimo Davis,

¡Pero claro que formas parte -- y muy importante, nacht- de mi vida!

Ustedes, mi familia hecha por mí, son una de las principales razones para que este motor siga. No vivo para ustedes ni por ustedes ni (Dios nos guarde) a través de ustedes... pero son importantes, han dejado huella permanente.

Y sobre lo que dije al fondo: sí, tienes razón de que haya un dèja vú. ¡Pero claro! Si a ti también te pasó y lo viste y lo viviste en carne propia, que con la Pianola perseguidora... pero eso será tema para un día en que sea adecuado, no antes.

Abrazos mil, hasta Paradiso, carnal.

Vulcano Lover dijo...

no saberlo, mi querido amigo, es lo interesante... De otra forma la vida (sí) sería más práctica, pero también estaría despojada de mucha de su belleza... Desvelar ese secreto del que hablas, ¿no es acaso una de las cosas más intensas y que merecen la pena de vivir??? Anda, continuemos...

Besos. Hace más sol ya... ;-))

Anónimo dijo...

Curioso, de rebote me recordaste ROJO, de Kieslowski. Como el "aparente" azar se va tejiendo hasta convertirse en destino, o necesidad pues, para que no suene tan fuerte.

Como se van entretejiendo las vidas, donde los que en apariencia tienen menos afinidades terminan más de cuates o brothers, mientras que los que en apariencia son más "decentes" (de centavos, claro, no de decencia) terminan empinando su verdadera personalidad psicópata.

Pero en tu caso, como narras en este mensaje, muchas de tus mejores amistades y HERMANDADES parecen sacadas de un guión de Kieslowski. Y para que no se me barra el sentido frente a otras gentes que no me conocen, debo aclarar que me gusta mucho su cine. De una atropellada de perro, Valentine (Irene Jacob) conoce al juez (Tringtinant) y terminan por ser (en tres conversaciones) decisivos uno en la vida del otro.

Un saludote.

F.

Viviana dijo...

Miguel:

Yo creo que ni nosotros mismos sabemos a dónde nos llevaran las puertas que abrimos con las personas que se cruzan en nuestro camino.Pero aunque las relaciones a veces son más directas y otras dan más vueltas (como la nuestra)siempre te llevan por caminos que descubres en compañía del otro.

Un beso hasta allá.

Te quiero mucho

Viviana

hanna berumen dijo...

Un extraño...ahora es parte de mi familia... Nunca lo hubiera imaginado, hace falta dos para procurarse, respetarse y amarse. "Como fue... no se decirte como .." pero te quiero extraño.
Te sigo conociendo...

H.

Dushka dijo...

Which proves that if you never talk to strangers, you never make any friends.

Mariluz Barrera González dijo...

Definitivamente tu has dejado de ser en mi vida un extraño, eres un ser sumamente especial e importante.

EN VOZ ALTA te ha otorgado un premio.

Te dejo un Beso y pasa por tu galardón.

CRISTINA dijo...

Por eso hay que estar siempre abierto a una mirada, a conocer gente, a hablar con, en principio, extraños...porque nunca se sabe cuál de todos esos extraños llegará a ser el amigo que formará parte de tu vida.
Un beso, Miguel

Patricia dijo...

Miguel, gracias por la parte que me toca... yo también sentía que te conocía cuando viajé; a los dos en realidad. Si hablaban tal como yo creía!!! (Y claro, cómo no te voy a conocer, si yo soy tú pero no estoy tan segura de que tú seas yo...:-S)

Ya en serio. Me siento como Nyman (a quien me falta conocer en vivo y en directo...) con respecto a pensar en cuánta gente conocés. Y tener un lugarcito ahí contigo, significa más de lo que te imaginás.

Besos!
P.

Miguel Cane dijo...

Hanna, Viv, Penélope, Frank, Monte Vesuvio, Camarada Cosmonauta, Mariluz y Fabulous Dushka:

Gracias.

Todos ustedes, en algún punto, fueron extraños para mí y sin embargo, todos entraron a un contexto, a un área específica de mis afectos, y aquí están.

Sí, Hanna. Son mi familia.

Abrazos y besos cariñosos.

Y gracias.