jueves, 21 de septiembre de 2006

Se ha ido Nykvist


Probablemente su nombre no dirá nada a muchos que no sepan de cine, pero para los que sí, su partida final (a los 83 años) representa el fin de una era brillante, de hermosas imágenes en pantalla.

Sven Nykvist deja un espléndido legado de luces y sombras, claroscuros estremecedores y colores apasionados.

Directores como Ingmar Bergman (sin duda, su cara macree), Woody Allen, Louis Malle, Lässe Hallstrom, Bob Fosse, Norman Jewison, Alan J. Pakula y Roman Polanski tuvieron el privilegio de contar con él como cinefotógrafo... y más que cinefotógrafo, era los ojos a través de los que vimos las cintas que con ellos realizó, joyas imperdibles como Gritos y susurros, Crímenes y fechorías, Pretty Baby, Agnes de Dios, Cara a cara y El (Quimérico) Inquilino, entre muchas otras más, todas con su rúbrica luminosa.

Hoy, con un fotograma de la hermosa Liv Ullmann, a la que tanto quiso y apoyó (como a una hija), tomado de la magistral Persona (1966, Bergman) lo despedimos, maestro.

Que la luz le haga compañía siempre y lo ilumine, como hizo usted para con nosotros en las salas oscuras del alma.

5 comentarios:

Paul Medrano dijo...

Hombre! esa sí es una mala noticia. :(

Miguel Cane dijo...

Quihubo Paul,

Sí, hombre. ¿Qué le vamos a hacer?

Los grandes se van...

... aunque eso da la oportunidad a los nuestros de demostar que también ellos pueden ser grandes.

Un saludote.

M

emejota dijo...

Nos hemos quedado un poco ciegos.

Maestro Nykvist...

Miguel Cane dijo...

Pero siempre nos quedará su luz para hacernos compañía.

Maestro Mariano; hasta el norte.

Faramir dijo...

La obra de Nykvist acompañò muchos momentos luminosos del cine. Para mi, con su partida, la pantalla se ha obscurecido un poco y ya no veremos con tanta precisiòn el sueño fìlmico. Estàn otros, vendràn otros, pero no veremos a travès de esos mismos ojos.