lunes, 29 de octubre de 2007

Distimia

En estos días que estuve fuera me han llegado algunos e-mails y también algunas llamadas que inquieren si estoy triste; el interés es genuino y me apena que la gente que más quiero se preocupe, pero realmente estoy bien, aunque sí. Es evidente que en todo lo que he escrito en la pasada semana, hay un poso de tristeza que puede ser inquietante.

No pasa nada. Tranquilos.

Si se preocupan por lo que tengo, se los puedo decir así: tengo distemia [también conocida por distimia] y la he tenido desde hace varios años.

¿Qué es?

La distemia, también llamada trastorno distímico, se define como un tipo de trastorno afectivo o del estado de ánimo que a menudo parece depresión grave (clínica) aunque es menos severa, pero más crónica. Sin embargo, las personas que tienen distemia también pueden experimentar a veces episodios de depresión grave.

Como ustedes saben, la depresión es un trastorno que afecta al cuerpo, al estado de ánimo y a los pensamientos. Puede afectar o alterar radicalmente la alimentación, el sueño y los patrones de pensamiento; pero no es lo mismo que sentir tristeza o estar decaído, ni tampoco es indicio de debilidad personal ni constituye un estado que pueda disiparse o modificarse a voluntad, ya que muchas veces, tiene un origen fisico. Las personas que padecemos una enfermedad depresiva no podemos simplemente, por mucho que lo deseáramos, "acumular ánimo" y reponernos. A menudo es necesario el tratamiento que, a veces, es decisivo para la recuperación.

Existen tres tipos de depresión que pueden clasificarse en tres grupos principales:

1.- Depresión grave (Depresión clínica)

2.- Síndrome maníaco depresivo (Trastorno bipolar)

3.- Distemia (Trastorno distímico)

La distemia afecta a las mujeres con el doble de frecuencia que a los hombres. El trastorno afecta aproximadamente al 5.4% de los adultos estadounidenses de 18 años de edad o mayores; es decir, a 10.9 millones de personas. Según el Instituto Nacional de la Salud Mental (National Institute of Mental Health), cada año alrededor del 40% de los adultos que tienen un trastorno distémico también cumplen los criterios de depresión grave o trastorno bipolar.

¿Cuáles son los síntomas?
A continuación, pondré los síntomas más comunes de la distemia, que son menos severos pero más crónicos que los de la depresión grave. Estos varían de persona a persona y pueden incluir los siguentes: [Los que yo manifiesto, van acompañados de un *]

Tristeza, ansiedad o sensación de "vacío" persistentes. *

Pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban. *

Llanto excesivo.

Llanto aparentemente repentino.*

Mayor inquietud e irritabilidad.*

Menor capacidad de concentrarse y tomar decisiones. *

Disminución de la energía.

Pensamientos de muerte o suicidas, intentos de suicidio.

Aumento de los sentimientos de culpa, desamparo y/o desesperanza.*

Alteraciones del peso y/o del apetito debido a comer de forma insuficiente o excesiva.*

Alteraciones en los hábitos del sueño (duerme mucho, o de pronto no puede dormir nada).*

Aislamiento social aparentemente inexplicable. *

Síntomas físicos que no ceden ante los tratamientos comunes (dolor crónico, dolor de cabeza repentino y duradero). *

Para que se haga un diagnóstico de distemia, una persona adulta debe exhibir un cuadro de depresión durante al menos dos años (un año en niños y adolescentes), junto con por lo menos otros dos de los síntomas arriba señalados.

Ojo: los síntomas pueden parecerse a los de otras condiciones psiquiátricas.

¿Cómo se diagnostica?
Se ha comprobado que a menudo la depresión puede coexistir con otras condiciones médicas, como fallas cardiacas, cáncer o diabetes, y también con otros trastornos psiquiátricos como el abuso de drogas y la ansiedad, el diagnóstico y tratamiento en las etapas iniciales son cruciales para la recuperación. Para que se haga un diagnóstico, hace falta un examen minucioso a cargo de un profesional de la salud mental.

¿Hay una solución?
¡Pues claro! ¡Hay muchas opciones de tratamiento!
Yo no me siento mal, al contrario. Esto es algo con lo que vivo. No soy bipolar, y doy gracias por ello. Si a veces tengo la sensibilidad muy a la vista, es porque he estado con mucho, mucho estrés emocional -- más este mes que desde que me mudé en Mayo- pero es algo que viene con el territorio. Así soy y así me acepto.

Por favor, no se alarmen. Nunca atentaría contra mí, mucho menos buscaría causar dolor a quienes más quiero en el mundo. Todo estará bien.

No teman por mí
y no me teman a mí.

Aquí sigo, aquí seguiré, en este Finisterre.

13 comentarios:

Cuquita la Pistolera dijo...

Pues sólo conociendo muy bien lo que tenemos podemos enfrentarlo. Así que supongo que es lo que estás haciendo.
Lo único que te puedo ofrecer es un apapacho, un abracho y que vayas retomando la alegría y el desparpajo con que también veo que vives la vida.

Champy dijo...

Oye dcompadre en verdad que hoy he aprendido algo nuevo.... no conocía esta enfermedad... me se trastornado y volatil y mamón e irritable y inestable y.......

Se me hace que lo mio es Distemía....aunque a mi no se me da la lloradera, pero todo lo demás haz de cuenta que em describiste.

Un distémico abrazo y besos tambien.

Sebastiana dijo...

Aún no me acabo mi bolsa de reese's, want some?

Anónimo dijo...

Gracias Miguel, en serio.

Ahora entiendo mejor (y puedo relajar la tensión creada por los textos pasados).

Un abrazote desde Ithilien y felicidades por lo de Vanessa Redgrave.

Viviana dijo...

Amiguito:

hemos hablado mucho de ésto. La catarsis es un buen comienzo pero no hay que descuidar estas cosas, y sobre todo hay que aprender a conocerlas y reconocerlas en uno.

Que bueno que ahí van las cosas.

Te aviso que el vestido ya está en el clóset, planchado y tintoreado ( si se puede decir así)

Un besito, y nos vemos pronto

Ben dijo...

Bastante informativo, my dear. Como dice Cuquita sólo conociendo lo que tenemos podemos enfrentarlo, creo que yo tendría que ir a un profesional para que me dijera que demonios está descompuesto dentro de mí. Pero aparte de que no confió en los loqueros, por acá es muy caro y mi seguro no lo cubre, booohooo.

A sobrevivir, pues

Besos

Unicornio dijo...

Miguel, cuasi tocayo y amigo:

Qué curioso que antes de mi súbita bronquitis (ya ve: no salga desvelado de un lugar a 12 grados centígrados hacia uno a 2 grados, ni se quede dormido con la ropa semihúmeda, porque le puede dar bronconeumonía...) estuviéramos discutiendo un artículo acerca de paidosicología. Y era sobre la etiopatogenia (trad.: estudio de las causas de las enfermedades y mecanismos actuantes) de ciertos padecimientos... entre ellos, el trastorno distímico:

-La clásica teoría conductual (Lazarus): acontecimientos negativos en la infancia que favorecen estados depresivos.
- La teoría cognitiva: juicios negativos por experiencias de "fracasos", indefensión aprendida, modelos depresivos, etc.
- Psicodinámica: pérdida de autoestima y/o pérdidas tempranas de objetos amados (donde "objetos" incluye "seres vivos", como personas y/o mascotas... ¡estos psicólogos!)
- Causas biológicas: disfunciones de sistema neuroendocrinológico y disminución de actividad de neurotransmisores cerebrales (los ya mundialmente famosos serotonina y dopamina).
- Factores genéticos: tndencia familiar en hijos de familias con depresión/ansiedad; trastornos bipolares (15%), concurrencia familiar, etc.

En particular, aunque respeto a mis camaradas sicólogos(as) (casi me caso con una de ellas, hasta que me diagnosticó "trastorno maniaco-depresivo amoroso"... y me salvé, jejeje), no creo del todo en ciertas teorías que gallarda, pero infructuosamente, tratan a veces de defender. Pero en este caso, el punto de "pérdida temprana de seres queridos" creo que, por experiencias particulares, podría ser un elemento significativamente estadístico para la etiopatogenia de la distimia, junto con eventos en la infancia que implican ciertos estados de culpa y/o depresión en los infantes y los marcan para reaccionar de manera semejante (depresión, angustia, sentido de minusvalía) en etapas subsecuentes de la vida.

No se sienta solo, mi estimado: muchas personas (incluyendo este caballito cornudo, cuando era sólo un potrillo sin asomos de chipote frontal) hemos padecido, más que menos, de esa angustia asfixiante, de esos deseos de ser querido, y a pesar de dar lo mejor de nosotros mismos, sentirnos rechazados. Bueno, eso me pasó a mí, aparte de perder muy pronto a mis capitanes: padre, tíos, primos-hermanos mayores y demás seres queridos paternos, hasta quedar solito. Oh, oh...¿caray, el último de la especie? Y, ahora que me doy cuenta, mejor me marcho a dejar descendencia, si no...

No, en serio, gracias por sus escritos. Por compartir sus sentires y tristezas. Andamos en esto juntos, como todos los seres humanos. Sólo que se nos olvida que hasta en eso somos hermanos.

No le digo ánimo (porque sé que lo tiene) sino "anímese". Aparte... ¿Ya se dio cuenta de cuánta gente lo quiere, y lo quiere BIEN? Hombre, no cualquiera puede presumir de ello, créame. Y si no me cree, en una de esas, por allá o por acá, le invito un café de olla (o un "scotch"... yo lo acompaño con un "Herradura Añejo" triple) y conversamos largo y tendido. Y gracias por escribir, nuevamente.

Con un desmesurado (y monopolar) abrazo, le manda todo su afecto,

el Unipolar Unicornio.

P.D. Cuídese mucho... y bien por Barcelona!!

Patricia dijo...

Bueno... estaba yo por enviar mail y ahora tal vez no es necesario porque ya sé cuál es la situación.

Espero que te cuides (eso incluye lo de las opciones de tratamiento) y que esta etapa pase.

Un beso enorme como siempre,
Patricia
(y otro beso al Anónimo que ya sabemos... estamos por cumplir un año, nosotros tres!)

hanna Berumen dijo...

darling,

No te habia leido, ya sabia de tu enfermedad pero no me queda claro tu tratamiento. cuidate mucho y espero verte pronto por aca.

Juan Carlos Romero dijo...

Estimado Miguel.
Debo decir que apenas hoy descubrí tu blog, a pesar de que te leo con regularidad. Me llamo Juan Carlos Romero, soy depresivo crónico, periodista y soy uno de los tantos que actualmente compartimos textos sobre cine, junto con Paxton y Carlos Reyes. Si algún día te quieres dar una vuelta, estamos en http://www.elperrocafe.com
Me quedan muchos textos de tu blog por leer, así que voy a andar por acá un rato. Saludos y un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola,
EStaba Googleando para encontrar definiciones de la enfermedad de Distemia, ya que fui diagnosticada con ella hace un mes y medio y a dia de hoy no se que significa...
Leo las mismas definiciones una y otra vez,pero nada me dice que es pasajero, que un dia dejare de levantarme por la mañana llorando, que un dia dejare de verlo todo tan gris, que dejare de pasearme por la vida como un anima... Y es que yo soy distimica desde que tengo uso de razon y yo no se qué es no serlo... Me acepto, si. Estar diagnisticada me relaja porque ya les puedo explicar al resto que lo mio es una enfermedad. Pero la distemia me sigue acompañanado como un perro fiel que sospecho no me va a dejar de por vida. A veces fantaseo como el ciego que sueña conque un dia vera la vida no como una capa lechosa y gris sino como un mundo de mil tonalidades.
Tampoco me quejo. Mi hermana es bipolar y mi hermano esquizofrenico, por lo menos mi enfermedad esta socialmente mas aceptada.
Perdona,no creo que esto te anime mucho. Ha sido un impulso egoista o un grito desesperado a la escucha. Pero no te preocupes, sabes que a mi, como a ti, mañana se me pasa...
Un abrazo,
Carmen

Anónimo dijo...

gracias miguel,

soy patricia y llevo unos cuantos dias con esta sorpresa sacadita de una tesis que me hizo un siquiatra.

distimia o distemia, deja mucho que hacer por uno mismo y por la humanidad y la familia, podemos hacer un esfuerzo por al menos generar la intencion de levantarnos deseando con todas las fuerzas del corazon que sea un dia bonito segun nuestros gustos!! y cada vez que miremos a alguien o lo encontremos pensar voy amar con un corazon limpio! pues esta hermosa existencia humana la tengo que disfrutar como me ha tocado! y aun poder mejorarla!, probemos!, menciono aqui en el nombre de jehova, que todos recibamos esta misma motivacion.
un abrazo para todos, algun distemico, porfavor que quiera conversar conmigo, sobre como sobrellevar la vida sin llevar el nombre de lka enfermedad, pues asi lo he decidido, no huire de lo que me tocar reparar en mi salud mental, pero no pienso martirizarme ,tengo dos hijos que sacar adelante y familia.
quien me apoya o nos apoyamos!
mi correo es: paty_plazaceramica@hotmail.es

soy de honduras.

viva la vida ! por que la valoro! y los animo !

con afecto sin disticion.

patricia

maria eugenia dijo...

Buenas! Ayer me informó mi tía que lo que padecen las mujeres de mi familia es distemia. A veces, por un amor incondicional de unión a nuestros seres queres podemos mimitar (desde un punto de vista conductual) o cargar por amor con sus enfermedadades (desde el Enfoque de las Constelaciones Familiares y la Teoría Transacional). A mí se me unió una situación familiar difícil de contínuas pérdidas y un querer ayudar a mi madre( cosa que no me correspondía al ser sólo la hija).Comencé a los 15 años leyendo, estudiando y analizándome tanto a mí como a lo que ocurría con las personas que más quería. Ahora alos 30 llegué a la conclusión, tal y como me cito una amiga" La mayor dignidad humana es ser responsable de uno mismo" y es lo que procuro hacer cada día. Me ocupo de mí e intento no cargar con problemas de los demás. Sólo siendo consciente de nuestra propia responsablidad con nosotros mismos somos capaces de responsabilizarnos de la vida y tomar con amor lo que nos llega y anuestros seres queridos.
No sé si habré heredado la distemia, pero gracias a ella y tras años de análisis personal aprendí a respetarme y respetar a los que más quiero. Saludos desde Madrid. Marüko