sábado, 20 de octubre de 2007

MyCool King

No es ningún secreto el que he llegado a la edad que tengo sin tener novio (yet).
Digo, no soy un dios del eros pero tampoco he pasado mi vida trepado arriba de un árbol, como un mono. Me he aventado algún amantazgo (qué tiene, no me vean así, esa es la palabra más adecuada) pero nunca he tenido un enamorado (como dije, hasta ahora). Mi relación más larga -- alrededor de cinco años, a trompicones- fue con un pobre idiota que lloriqueaba y manoteaba y me decía "yo no soy así" y se sentía la mamá de Tarzán y ni siquiera sabía hacer el amor.

No que yo sea un experto o que haya visto muchas películas con Sylvia Kristel, pero al menos creo que me doy una idea y él, como dije antes, no era lo que yo quería y si estaba con él, era porque sucedía, no puedo explicarlo de otra forma. La última vez que lo ví, me reclamó que yo siempre quiero algo más. Y le respondí que no quiero algo más. Me merezco algo mejor.

Eso, que es una verdad como un templo, lo aprendí de alguien que no fue exactamente nada de lo arriba escrito, pero que me proporcionó algo que en el momento en que lo conocí (los últimos años de mi pálida y temblorosa juventud), me sirvió para descubrirme en otros aspectos -- no sólo literalmente- y me enseñó muchas cosas que ahora sé sobre el amor, el deseo, la carnalidad, lo platónico, lo relativo, lo concreto y también, sobre la amistad perdurable.

Es una de las personas más honorables y adorables que he conocido. A quien le debo las horas y los misterios. MyCool King.

Conocí a Michael en febrero del 2000. Estábamos rodeados de gente, en otra ciudad, que no era ni la suya ni la mía. Naturalmente, yo -- entonces tenía 25 años- quedé muy impresionado al primer momento con él; el enamoramiento (como de colegiala) llegó cinco minutos después, profundizándose en seguida y la amistad, surgida al paso del tiempo -- y de un largo (y no por ello poco doloroso) proceso de desamor-, se volvió permanente.

Con él aprendí muchas cosas: descubrí y re-aprecié música -- Rufus Wainwright, Frank Sinatra, Single Gun Theory, Björk, Carly Simon y Roxy Music, por ejemplo-. Leí libros (Las Horas, de Michael Cunningham quizá sea el más relevante, The Secret History de Donna Tartt y Cocaine Nights, de JG Ballard, que me deslumbró). Aprendí a cocinar platos más elaborados y cocina de soltero, a ver cómo se pone el sol, a caminar por calles desiertas sin miedo de estar solo por ellas, a cualquier hora.

Aprendí también muchas otras cosas, como a desnudarme sin ser vulnerable, a abrazar lo que me compone, a reírme de y con mis defectos, a echarme a volar, aún si al principio lo hacía cerca del suelo.

Michael ha dejado Washington después de muchos años ahí. Ha sido una decisión difícil para él, muy meditada y un cambio que si bien no es abrupto, representa un parteaguas; ahora está donde realmente quería estar: con Russell, su life partner (desde hace veinte años), en la casa que tienen, cerca de Nueva York. Están juntos, pese a distancias, trabajo estresante e inclusive notas al pie de página (*cof, cof*). Admiro profundamente cuando alguien tiene la fortuna de encontrar a la persona con la que compartirá su vida en un punto específico -- aún si no lo saben en ese momento- y consigue superarlo todo.

Le debo muchísimo de lo que soy y lo adoraré siempre (no como antes, pero todo va encontrando su cauce). Mi educación sentimental recibió luz donde no existía. Eso, y muchas otras cosas que no mencionaré aquí, le han valido un sitio en mi corazón, donde vive [como otros y otras] y no paga renta.

9 comentarios:

Viviana dijo...

Hay personas que nos marcan de muy distintas maneras y se conviertene en parteaguas.

Hay que estar atentos y no dejarlas pasar.

Besitos

¿Dónde andas?

Muegano. dijo...

Hey! Antes que nada gracias por darte una vuelta por mi blog! :)
El amor...las personas que nos marcan, lo que aprendemos, lo que nos merecemos...wow, el tema es inagotable. Creo que lo que nos merecemos es ser cada día más humildes con la vida, es la mejor vía para crecer y ser felices con o sin media naranja! ;)

doña Jimena dijo...

"Amantazgo" me suena a "amancebamiento". La palabra que nomas no me gusta es "spinster", suena como a esterilidad.

doña Jimena dijo...

Ay, yo quiero sentirme como la colegiala que nunca fui.

Anónimo dijo...

Si, demonios, uno hace lo que puede y cree que en verdad convencerá al otro de que no tiene nada de malo ser-así, yo no soy así, me lo dijo cien veces y creo que hasta el momento, el se ha acostado con más que yo y de paso, nunca ha tenido una relación larga, demonios, uno debería saber esas cosas antes de intentar hacer que acepte que es así.
Saludos
S.

Sebastiana dijo...

Memory can be deceiveing and oh so necesary...

Dushka dijo...

Love rocks.

g. neidisch dijo...

Lo importante es amar. Siempre va a tener un espacio, un lugar. Nunca se va a convertir en odio.

Unicornio dijo...

Don Miguel...
Qué puedo decir??

Hacer lo que es Útil...

Hablar y decir aquéllo que requiere de Valor...

Contemplar y sentir lo que es bello...

Caraxo, eso es lo que basta en la Vida de un Hombre.


Además (siguiendo con esta línea de pensamiento), "El final de TODA exploración (y esto incluiría la exploración del Amor), sería LLEGAR AL PUNTO DE PARTIDA, Y CONOCER EL LUGAR POR PRIMERA VEZ".

Gracias por compartir esas biopsias de tus sentimientos con el personal.

Atentamente,

el semi-plagiario Unicornio.

P.D. (Y gracias a T.S. Eliot por prestarme algo de sus palabras para explicar lo que te quise decir. Fue un semiplagio con afecto y admiración. Gracias, Thomas!)