miércoles, 17 de octubre de 2007

El ahijado

Hace algunos meses, les conté una anécdota que pasé con mi prima Donají, aún cuando no la identifiqué por su nombre, en París (Sí, la del tequilita y el champagne, here).

Lo que no les conté, es que Dona es mi prima más cercana en edad y que por lo mismo, mientras estábamos creciendo, fue lo más parecido que tuve a una hermana [antes de que naciera mi verdadera hermana]. No era raro vernos por ahí, tomados de la mano, en las fiestas, o conforme fuimos creciendo, orbitando siempre cerca el uno del otro.

Así, Donají no sólo ha sido mi prima-hermana. Ha fungido en distintos periodos de esta vida inútil (¡pero divertida!) como mi amiga, mi cómplice, mi consciencia y mi primera confidente.
Y ahora, será mi comadre.

En 1999, Dona se casó con Arturo (que es, naturalmente, mi primo y no sólo "el esposo de...", algo que se da mucho) y se fueron a París. Posteriormente, al volver a México, tuvieron una hija llamada Paula, que es una pequeña maravilla de tres añotes de edad.

En marzo, cuando descubrió que había quedado embarazada de nuevo, mi prima me llamó por teléfono y me lo informó. También me pidió que fuera el padrino de su bebé.

Yo le dije que , que por supuesto. Y le dije que sería un hermoso niño.
Me sorprende (no tanto, la verdad) haber adivinado.

Permítanme, por favor, presentarles a la orgullosa madre y a su pequeño:

Donají con Santiago

Santiago Huicochea Pulido, nació el 10 de Octubre. Pesó 3.240 y midió 51 cm.
Es mi primer ahijado.

Aunque muchos de mis amigos y de mis otros primos tienen hijos, nunca antes había sido invitado a formar parte de la vida de ninguno de ellos en el rol de padrino. Para mí es algo muy importante y muy emocionante que me lo hayan pedido, y más me llena de orgullo el haber aceptado.

Paula, la hermana mayor, con su "hermanito bebé"

Yo tuve, como saben, un padrino extraordinario, en mi abuelo Miguel.
Nada me gustaría más, que poder ser, tanto para Santiago, como para otro ahijado -- mi prima Carmen también espera un bebé (Mateo-o-María)- tan sólo un poquito de lo que él fue para mí.

Por supuesto, las circunstancias de mi vida son muy distintas. Yo vivo geográficamente muy retirado... mas eso no significa que esté lejos de mis pensamientos o de mi cariño.

Este es mi ahijado, del que me siento muy orgulloso.
Ya verás cómo nos divertimos, pequeño... bienvenido al mundo.

Un día lo compartirás con todos nosotros.

9 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

enhorabuena...
Paso sólo a saludar, a dejar una pequeña estela de humo... No pasó nada, sólo que estoy temporalmente en una extraña galaxia.

Besos ;-)

Unicornio dijo...

Enhorabuena, nuevo compadre!!

No, si el inquieto ahijadito ya tiene mirada de echar relajo desde ahorita, imagínese cómo estará en unos añitos?

Le felicito, Don Migue. Ahora, no se preocupe: con tantito de lo que nos exhibes en esta cotidiana bitacóra del capitán, sé que serás un muy buen padrino. Además, también eso se hereda, ¿no?

Yo no sé si sea por cuestión de herencia pleistocénica (¿así se dirá?), pero en numerosas ocasiones más nos enorgullecen nuestros ahijados que quizás otros miembros de la familia. ¿Será porque, como dice la leyenda, a los hijos les transmitimos nuestra "herencia genética", un pedacito de nuestro físico y fisiología, mientras que a nuestros ahijados les otorgamos parte de nuestra "herencia espiritual", i.e., un fragmento de nuestras almas? Fíjate que a veces, cuando un niño sale con talento musical, o matemático, o poético, y sus padres biológicos son bien "piedras", resulta que el padrino tiene habilidades artísticas o matemáticas, y entonces se dice que "el padrino le heredó parte de su alma". ¿No suena poético? Caramba, ¿será entonces que el cuaco con cuerno salió tan payaso e irónico porque en ESE Primero de Enero CASI nos toca de padrino Don Mario Moreno (quesque "Cantinflas")... nomás que le fallamos por una horas?

Bueno, pero esto ya no es comentario, sino parece plática de café (y de olla, por supuesto). De modo que ya lo dejo chambear.

Un saludo breve, pero muy afectuoso, desde los cerritos del Suroeste defeño (por acá, en el México de nuestros amores, jeje).

Atte.

el solidario Unicornio.

Unicornio dijo...

Por cierto: ¿pá cuando el bautizo? Será por allá o por acá?

Nuevamente, un abrazo y me retiro porque estoy "traumado", jajaja. (Es que acabo de escribir algo en tu anterior artículo, el de "traumas" y todavía me río de las tonterías que expuse).

Saludos y cuídese mucho. Ahora tiene un ahijadito que educar.

Atte.

el risueño Unicornio.

metafísica, no! dijo...

Qué bellas personas te rodean Miguel. Eres muy generoso al compartir tus tesoros. Un abrazo desde el Defe.

Viviana dijo...

Felicidades por el compadrazgo.

Los ahijados siempre ocupan un lugar importante y tienen su cachito especial de cariño.

¡Felicidades padrino!

doña Jimena dijo...

Cómprale un pony!!!

doña Jimena dijo...

... Ay, Lucas!!!!!! Es que, él era un chico de cabellos de oro (me reí indeed, mucho)Gracias hon.

Miguel Cane dijo...

A todos...

Gracias, a nombre de mi ahijado y del mío propio.

No le compraré un pony, pero sí le compraré libros.

Muchos.

Don Unicornis:
Usted debería entrarle a esta onda del blog... ¡Sería una superestrella!

Y gracias, gracias por la noción dada... uno quisiera poder tomar la estafeta... a ver que sale.

Oiga Doña, ¿qué su Lucas, en todo caso, no tenía plumaje de oro?

Abrazos y besos a granel.

Unicornio dijo...

Saludos estentóreos, Don Miguel y a to2 los colegas de estos lares:

No soy muy ducho para esto de las weblogs, verá usted: hubo una vez (o debía decir, "érase una vez"?) que nos juntamos varios idealistas sujetos para un proyecto de asesoría, guía, consejas y botana por la red (y que nos gana la idea Martha Debayle, ¿no?.. jeje, no es cierto). Quedó en veremos, porque se hizo un weblog para este propósito y... po's me dejaron solito. Un colega se fue a "Médicos sin Fronteras" y el otro andaba casi casi con los "Cascos Azules" de la ONU, de modo que ¿qué les puedo reprochar? Así que se quedó el blog del "Proyecto Unicornio" (www.Proyecto-Unicornio.blogspot.com) en "Stand-By". Pero de vez en cuando escribimos por ahí. Un día de estos le mando algún texto a su email, para compartirlo.

Cuídese mucho, insisto. No nos vaya a dejar picados con la radionovela "Tortúrame con picoretes"... digo, "Castígame con besos", OK?

Con un gran abrazo, se despide,


el globero, no , bloguero? Caballito con Cuerno.