viernes, 26 de octubre de 2007

Ella, ella...

En Londres.
Ayer.
En corto.
Quince minutos (en el cielo)
Nervios.
Angustia.
Emociones saturadas.
(Salí directo a llorar diez minutos en el baño del hotel).
Alegría.
No puedo contar más.
No alcanzan las palabras.
Ustedes comprenden.
Gozo.
Me sonrió dulcemente.
(¡Me sonrió dulcemente!)
Reina.
Valió la pena.
Lo comparto, como un dibujo que terminas y corres a mostrar.
Estoy lleno de amor.
De tristeza.
De admiración.
Es mucho.

(soon: Barcelona Express)

Addenda:
María cumpliría 91 hoy. La he estado pensando todo el día.

Besos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Y llega el ignorante, o sea, yo.

¿Y quién es ella?

Unicornio dijo...

Vanessa?? Mrs. Vanessa Redgrave??!!

Es la Muy Noble y Muy Leal Doña Vanessa Redgrave, no es así??!!

Y luego pregunta usté por qué lo envidia el personal, caramba!!

Y ni siquiera avisó, para mandarle unos saludos de mi parte!

Pero así son las cosas que más nos emocionan: súbitas, incontrolables, increíbles, inesperadas...

O sea, PERFECTAS... únicamente Perfectas...

Afortunado Don Miguel, reciba usté un comprensivo saludo del


Envidioso Unicornio, jejeje.

Anónimo dijo...

VANESSA REDGRAVE

Sí.

Después de ese encuentro creo que lo que escribiste es "mucho". Creo que fue tal el impacto en vivo que te agradecemos que hayas hecho este esfuerzo por dejar estas líneas.

Ya, con más calma, veremos el resultado del encuentro.

Un abrazote desde Ithilien y muy contento porque uno de tus grandes sueños personales de pronto, en un santiamén, se hizo realidad.

Patricia dijo...

Uno de tus sueños personales? Cuánto me alegro... y lo vivo a través de tí, porque a quién no le gustaría tener un par de minutos con Mrs. Redgrave? Esa sonrisa...

Te envidio (sanamente) y gracias por compartir.

Besote
P.

Yo (I) dijo...

Espero que este encuentro (maravilloso e increible) haya podido tapar otras cosas, y veo que lo de BCN también te ayudó. Sabes que me alegro de corazón. Un abrazo, amiguín.
Pd.-Tengo que lograr llamarte.