jueves, 1 de marzo de 2007

Feliz Cumpleaños a tí, Feliz Cumpleaños a tí....



No solamente a Elizabeth Taylor, que cumple 75 (y ya no se ve como en este fotograma de Suddenly, Last Summer de 1959, que es cuando mejor estaba), sino a Cinevisiones.
¿Que qué es Cinevisiones?

Se trata de un sitio web que se fundó hace cosa de dos años: originalmente, fue una idea de mi amigo Paco Peña, quien es el responsable de mantenerla funcionando como un relojito muy bien aceitado.

El sitio surgió mucho tiempo después que nos viéramos obligados a abandonar un foro donde hablábamos de varios temas -- principalmente de cine- cuando uno de nuestros antiguos colegas sufrió una crisis cerebral y se le fundió el foco, literalmente, convirtiéndose en un aguerrido filmópata, que, tripulado por una inescrupulosa (¡y mofletuda!) suripanta, se dio a la tarea de acosarnos cual Pianola Perseguidora.

Antes de permitir que nuestro trabajo se perdiera (trabajo hecho básicamente por amor al 7º), Paco decidió crear una especie de webzine dedicado específicamente al cine, donde hubiera colaboradores, pero que se pudiera mantener al margen de la beligerancia y los elefantinos berrinches de los que veníamos huyendo (y que incluso, en esa época, trascendieron a la vida real). Debo reconocer que Paco nunca se quebró ni tuvo miedo, y que Cinevisiones, tal y como hoy existe, es su visión, llevada a la realidad.

Yo me siento profundamente agradecido de que me permita ser parte del sitio.


Y bueno, hoy es cumpleaños de CV. Tenemos una plana de colaboradores que me deja patidifuso y muy honrado: tenemos textos del master admirábilis Jacobo Bautista, de Patricia Farías (desde Uruguay), y un texto muy especial de Juan Carlos (Jack of the North), que yo no había leído y que me sorprende por dos razones: uno, por su enorme talento descriptivo y narrativo (sí, na-rra-ti-vo) y por su profunda carga emotiva.

La segunda razón por la que me sorprende, es su coincidencia con un texto que aporta el de la voz, llamado Todos estamos hechos de estrellas, mismo que evidentemente palidece ante el Gracias, Mister Blofeld, en el sentido que tan sólo es un catálogo de idolatría pop, donde el de Gea, es un auténtico testimonial sobre una vida. Disfrútenlo en pleno, como lo merece.

Mas eso no lo es todo: hoy también en CV aparece una reseña más detallada de esa película que me gusta tanto (ya saben cuál), un extraordinario texto de David Nyman sobre su película tótem, M. Hire, de Leconte y un especial encabezado por Paco, sobre la que es considerada una de las más memorables cintas sobre Vietnam: Apocalipsis Ahora.

Todo eso ostenta hoy CV y es una delicia compartirlo con ustedes.

Por favor, acompáñennos a la fiesta, haciendo clic en La Taylor o abriendo una nueva ventana con este link... y si tienen algún comentario, aquí está abierto este espacio para todos.

¡Gracias por leer y por compartir!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Miguel.

Quería decirles a todos los que te visitan que tu modestia no te permite contar la historia completa. Quizpas yo tuve la idea, pero Miguel fue quién abrió el sitio (con contador de Ayla jejejeje).

Si CV ha logrado lo que ha logrado es gracias a lo que Miguel publica todas las semanas. Y no dice el pillo que ÉL es el otro administrador y editor de la página.

Por eso, si ven la portada está semana, verán que hay un pequeño homenaje de varios de nosotros, de donde saco estas palabras... y ahora si, dejenme autocitarme en esta ocasión especial.

"A lo largo de dos años ininterrumpidos sus entrevistas, críticas, reflexiones y artículos han enriquecido este sitio y, por extensión, también la cultura cinematográfica de nuestr@s lector@s. Semana a semana esperamos su crítica de estreno y, por supuesto, sus entrevistas que, gracias a la cortesía de Milenio Semanal, podemos publicar.

Sin su presencia en Cine Visiones, este sitio no tendría ni el éxito ni el prestigio que ha adquirido en tan poco tiempo en la red.

En su papel de editor del sitio se ha preocupado por conseguir el mejor material; siempre toma en cuenta a los lectores, sus expectativas, sus gustos, sus necesidades. En ese sentido, él ha establecido con todos ustedes un diálogo cinematográfico valioso y de calidad. Se puede o no estar de acuerdo con sus planteamientos, pero nadie objeta su conocimiento del cine, de sus directores, actrices y actores.

Pero, por encima de todo, Miguel comparte con nosotros su cinefilia, su placer honesto por el Séptimo Arte... y de paso nos obsequia también su escritura.

Por todas estas razones, con este pequeño homenaje hemos querido devolverle una pequeña fracción de todo lo que él nos ha regalado desinteresadamente... donde destaca, claro, su amistad.

Muchas Gracias Miguel..."

Eso es lo que digo abiertamente en CV, que es público y lo leen muchas personas (entre las cuales, supongo, se encuentran todos los amigos que lo estiman y vienen aquí a su casa-blog a compartir momentos únicos de amistad con Miguel).

También, por dejarme entrar acá, en tu casa virtual, repito: Muchas gracias, Miguel.

Paco.

Anónimo dijo...

Para no manchar el mensaje anterior, añado aquí que el "hombre elefante", el de los berriches paquidérmicos, el perfecto filmópata, no pudo ni podrá evitar que difundamos nuestro amor por el cine ni nuestras opiniones.

Miguel tiene una responsabilidad mayor porque se expresa en medios publicos y, por lo tanto, es un "tren rigurosamente vigilado" por ese saboteador, especie de Dorian Grey que oculta bajo su rostro todo tipo de complejos, envidias y malformaciones psicológicas y existenciales.

Pero así como Miguel escapó literalmente de la envidia de este filmópata, así su servidor no dejará que las aportaciones de Miguel (o las de otros colaboradores o las mías) en CV sean alcanzadas por ese asesino de las ideas: el "Jack, the Ripstein" de la red, que en su filmopatía, cuando encuentra a una desdichada buena película o de arte en el callejón de un cine, la destripa esin piedad.

Patricia dijo...

Paco ya dijo lo que había que agregar. Felicidades, Miguel, por este segundo año y por muchas cosas más (no hace falta que las diga).

Un abrazo!
Patricia