miércoles, 21 de marzo de 2007

Otras parties...


Vengo llegando (bien sobrio, que conste en las actas) de la 49ª Entrega de los Arieles, en Bellas Artes.

No me pregunten cómo llegué ahí -- primera vez que lo invitan a uno, y justo cuando ya casi me voy-, pero el caso es que después de estar coqueteando con la idea sin mucha gana, por fin decidí que por qué demonios no, si uno también es parte de la comunidad cinematográfica de este país -- de un modo distante y modesto, pero igual, como lo dijo el director de mi periódico: "te pagan por eso, eres profesional. Entonces, también eres parte de ese grupo, ¡aunque no te guste!"

Y bueno. Contemplaba la invitación, desde que llegó hace unos días. ¿Voy?

Lo decidí de último minuto y en jeans, chaqueta (léase, saco) de tweed y una bufanda de seda, me lancé a la fiesta --¿qué? ¿Rentar otro esmoquin? ¡Ni loco! ¡Qué hueva!- con Carolina del brazo.

No me puedo quejar, si bien la ceremonia de premiación fue -- como todas lo son- tediosa, hubo sus buenas puntadas (Isela Vega -- o bien, lo que queda de- aventándose un discurso idiosincrático muy de su ronco pecho, sin que le importara para nada que le echaran la música encima para bajarla del escenario, Anita de la Reguera y Arcelia Ramírez disfrazadas de Stepford Wives y hablando como tales; Maribel Verdú tirándose al drama estilo Libertad Lamarque o Amparito Rivelles (¡Es un Ariel, criatura! ¡Ni que fuera la palma de oro de Cannes! ¡Un Xanax para la señorita, pronto!), pero realmente yo lo que quería era encontrar un WC, en medio de la multitud en cuanto salimos.

No soy propenso a tomarme fotos con celebridades.

Las trato tanto, que no me impresionan en lo más mínimo, y eso creo que les gusta, porque acaban todas tratándome con especial gentileza ya que no les brinco encima si coincidimos -- por ejemplo, Alfonso Cuarón sonriéndome y diciendo "vaya colita, ¿no?" mientras esperábamos turno para ordenar los dos en el bar. Se rió cuando ordenamos lo mismo: "Whisky, rocas, soda." Nos despedimos de mano.

O una de las actrices de Así del precipicio dándome un beso, al reconocerme. "Gracias por lo que escribiste" y yo, "de nada" (no me acordaba, no me acuerdo de lo que escribí sobre la película). Igual y me confundió con algún otro crítico por ahí -- estábamos casi todos y son una legión. Muy mamila (lo admito) pero al fin legión.

Tanta y tanta gente famosa, pero no me tomé una foto con nadie, aunque Carolina y Hanna (que también andaba por ahí) no perdieron oportunidad de emabarrársele como mantequilla a este pícaro y multipremiado gordito, con el que acabamos de tomarnos la copa, muy laberíntica.


En fin; parafraseando a Gertrude Stein: Una fiesta es una fiesta es una....
¿Me siento solo?
Busco una fiesta.
Pero cuando ya se acaba la fiesta, la gente sola busca otra fiesta.
Y ya.

13 comentarios:

Ben dijo...

Aaah my dear! Tu siempre de fiesta en fiesta como Luciano!

Abrazos

Senses & Nonsenses dijo...

le dieron un ariel a maribel verdú?
...y aquí, sin enterarnos.

bueno, ni de ese, ni de ningún otro.

un abrazo.

Miguel Cane dijo...

My dear,

Es culpa de Luciano Reed. Yo no sé por qué... jeje.

¡Pero que conste que las grupis eran mis amigas y no yo!

Abrazos, darlin'.

Miguel Cane dijo...

Y no sólo le dieron el Ariel, Senses:

Al recibirlo, se tiró al piso y sollozó, se mordió el puño y toda-la-cosa. ¡Melodrama puro!

Yo no sé si estaría rindiéndole homenaje a Amparito Rivelles o incluso a la Montiel (en Esa Mujer), pero ¡fue realmente una experiencia muy bizarra!

Por lo demás, de pronto decidieron que el premio sería ex aequo con otra actriz, ésta la mexicana Elizabeth Cervantes.

Supongo lo hicieron por corrección política. O bien, por publicidad.

Como sea, en el cóctel, la Verdú fue muy mona y se tomó fotos a granel con todo Dios y su vecino.

De más está decirte que pasé sin ver.

Muchos abrazos hasta Babilonia.

Cuquita la Pistolera dijo...

¿Los arieles no son para "lo mejor de la cinematografía mexicana"? No vi las pélículas de las otras nominadas Sofía Espinosa y Elizabeth Cervantes pero ¿de plano no hubo una sola actriz mexicana que superara a la Verdú? Tampoco me pareció una actuación excelsa... en fin. Y por cierto, he escuchado por ahí que de lo único que le gusta hablar en una comida es de ella misma, ahora con el premio tendrá mucho más que decir. Puaj.

Miguel Cane dijo...

Querida Miss Ku,

Pues te diré que no me cayó mal aquella, pero francamente... todo mundo comentaba que el premio se lo dieron más por quedar bien que otra cosa y que el verdadero "Ariel" era para la Cervantes, que igual se lo llevó, pero sí estaba algo molesta, después de todo, quedó como "premio de consolación".

Fue mucho más divertido ver a Isela (ex Chichela) Vega decir tanta puntada en el escenario. Al menos se vio auténtica y espontánea... pero el llanto de la Verdú... no, pus no...

un cariñoso saludo

Senses & Nonsenses dijo...

cuquita, maribel es un amor.
cuando era adolescente opinaba sobre todo y tampco supo elegir muy bien las pelis... pero nos está creciendo muy bien.

y cual fue la mejor película?

saludos.

Senses & Nonsenses dijo...

miguel, es que está poco acostumbrada a que le den premios en españa.
lleva cuatro nominaciones a los goya y nada.

ganó el fauno la mejor peli?

un abrazo.

Miguel Cane dijo...

Sí, querido Senses.

El Fauno (realizada por completo en España) es la Mejor Película Mexicana de 2006.

Ironía, ironía.

Es hermosísima... pero no deja de parecerme una ironía.

Abrazos

CRISTINA dijo...

Creo que Maribel Verdú es una buena actriz y creo además que es buena gente (hablo de cara al público que ve sus pelis, no la conozco personalmente).
Lleva trabajando toda su vida, desde niña, cada vez elige mejores pelis y mejor gente para trabajar y aguanta con bastante dignidad que en España la traten, creo, como si fuera de segunda clase. Seguro que agradeció de verdad el premio.
Un saludo Cane. Me gusta mucho lo que escribes.

Miguel Cane dijo...

Hola estimada Camarada Cosmonauta.

Sí, eso sí. Pese al exceso de melodrama, sí me sonó sincera. Dijo que éste era el primer premio que recibía como actriz y que la conmovía profundamente que fuera en México.

Y agradeció a Alfonso Cuarón y al Gordo.

Y sí, creo que si bien no se trata de Vanessa Redgrave o Ingrid Bergman, es una muy buena actriz.

Un saludo afectuoso, pues, hasta las estrellas.

Sincopado dijo...

Yo cruzaría gijón de rodillas por Maribel verdú. No digo más.

¿Qué es eso de mamila?

¿Cómo va la maleta?

Aquí hace mucho frío y no hay famosos, pero hace poco estuve viendo bailar a julio bocca y tres hermanas de chejov, por hacer algo.

abrazo

Miguel Cane dijo...

Querido Lusin:

Mamila = Gafapasta Pedante.

(jeje)

Aquí hace calor.

Mucho.

Pronto, pronto.

Te escribo.

xoxoxo