sábado, 28 de julio de 2007

El camino a través de la pared


Anoche soñé con esta casa por primera vez.
No, no me refiero a Manderley (aunque sí, suena como "Anoche soñé que volvía a Manderley..."), sino a este departamento.

Nunca había vivido en un departamento hasta ahora.

Había pasado tiempo en alguno, pero vivir, lo que se dice vivir -- y ya llevo casi tres meses-, no. Y es una cosa sorprendente. A veces escucho los ruidos a través de las paredes. No siempre, ya que son paredes de ladrillo grueso, pero alguna vez se llegan a filtrar ruidos: el teléfono, el timbre, las campanadas de un reloj.

Anoche soñé que había un camino a través de la pared.

No lo seguí, porque me dio miedo y me desperté inquieto por haber temido y no haberlo seguido.

Esta noche espero poder soñarlo de nuevo y si lo encuentro, ahí en la pared, al fondo del corredor, lo seguiré y les diré a dónde lleva.

Si consigo soñarlo y recordarlo, claro.

3 comentarios:

Marta dijo...

A veces hay que seguir adelante aunque uno tenga miedo. Piensa que es mejor decir "me equivoqué", que arrepentirse por no haberlo hecho y pasar el resto de tu vida pensando "¿qué habría pasado?"

Besos.

Dushka dijo...

Yo tambien espero que lo suenes otra vez para que me digas a donde lleva. Tal vez a un jardin con una mesita, un buen periodico y un cafe con leche.

Alejandro Caveda dijo...

Los cambios siempre ponen nervioso, pero a la larga son para mejor. Ánimo y a seguir disfrutando del verano ;o)