domingo, 16 de septiembre de 2007

Amazona con niño

Supongamos que desde tu infancia has tenido un sueño.

Un sueño que nació de leer (y ver) los sueños de alguien más, explícitamente plasmados en papel para hacer soñar a alguien más -- que así he interpretado siempre la razón de ser del cómic.

Pero volviendo al hecho de que has tenido un sueño desde los seis o siete años.

Como a esa edad, fue que descubrí, leyendo cómics, el trabajo del artista estadounidense de origen portorriqueño, George Pérez. Su línea tan prolija, su cuidadoso detalle, su manejo de escenas multitudinarias, el movimiento, el calor y la humanidad que brindaba a cada trabajo que emprendía, era algo que me emocionaba mucho, aún siendo demasiado joven como para apreciar en toda su proporción lo que veía, pero hubo algo que me quedó muy claro, éste era un artista de cómic al que siempre podría identificar, aún sin ver su firma.

De mi admiración por Diana, la princesa amazona, ya he escrito antes. Cuando era niño, era no sólo una heroína de ficción, sino también en muchos sentidos, una fuente de inspiración, e incluso, de conocimientos. Era un refugio y un aliciente, algo similar a una amiga imaginaria, una dulce compañía -- como el famoso angelito de mi guarda, que también formaba parte de mi iconografía en ese momento histórico, aunque en un sentido más abstracto que la Mujer Maravilla.

Pérez no abordó al personaje, hasta 1987, cuando se encargó de re-formarla y relanzarla, amparado ya con la fama que le habían atraído su trabajo en Jóvenes Titanes y Crisis en las Tierras Infinitas. Ya para entonces, yo era adolescente (estaba en los albores de mi pálida y temblorosa juventud) muy lejano ya de mi preciosa e irrecuperable infancia.

O creí que lo era, hasta que la vida me dio un regalo (pero ya llegaremos a eso).

George hizo un gran trabajo con Wonder Woman, como escritor y como dibujante, llevándola a direcciones inimaginables para el personaje. Fue un triunfo total y aplastante. Una gozada, que duró varios años... hasta que por desacuerdos editoriales, dejó de escribir la serie y se apartó parcialmente del personaje, aunque éste permanece en su corazón.

Conocí finalmente a George esta semana en la vecina y diminuta ciudad de Avilés, sede de las llamadas Jornadas Internacionales del Cómic. De hecho, ya les contaré acerca de mi experiencia al respecto, pero hoy, quería hablarles de otra cosa.

Ángel de la Calle y Jorge Iván Argíz, los organizadores (junto con Germán Menéndez) de este salón del cómic, me presentaron con George y para mí fue algo espectacular... como haber convivido con Peter Straub en Semana Negra. Haber conocido a dos de mis ídolos muy de cerca en un tiempo tan corto, ha sido todo un privilegio.

Le conté a George (con quien además comparto el cumpleaños, con veinte años de diferencia) lo que su trabajo había significado para mí en mi niñez, además de su trabajo con el personaje. La conversación fue larga y amena. Me iluminó muchos aspectos de cómo operan los cómics detrás de cámara (por así decirlo) y de su propia creatividad.

Ayer, que concluyeron las jornadas, me regaló lo que cierra este post, que es algo que me hizo recuperar mi preciosa e irrecuperable.

Supongamos que toda tu vida tuviste un sueño.

¿Qué haces cuando se vuelve, literalmente, realidad?

Ustedes díganme...



Amazon & child
George Pérez
Técnica: lápiz y tinta.
2007

27 comentarios:

luz de luna dijo...

SUPER WUAU!!!!!!!!!!!!

Kike dijo...

Está increible el dibujo, que detallazo se aventó el señor este.

Alejandro Caveda dijo...

Simplemente enhorabuena. Me alegro mucho por ti, y gracias por acordarte de un servidor con lo de Pérez, aunque visto el patio tenga más bien pocas esperanzas. Por cierto que Jorge Iván y tu sois unos crack, os veo todo el día en las Jornadas y trabajando y todavía encontrais tiempo para actualizar el blog. Bueno, te debo una ronda, así que espero que nos veamos enbreve para saldar cuentas. Salu2

Sincopado dijo...

No conozco a mucha gente que pueda decir que tenga un trato de tú a tú con un superhéroe. Eres un afortunado. Enhorabuena. Abrazos

-•MiTa CorLeoNe•- dijo...

Con un ángel de la guarda con esos superpoderes...para qué quieres más? jaja

Saludos
Arrivederci

doña Jimena dijo...

¿qué hacer?
... contarnos!!!!

Así difundes la satisfacción.
Le mando besos Mr. Cane... aka Miguel a secas

Sebastiana dijo...

cheer up!

amazing gift!

Vulcano Lover dijo...

Relidad y dueño. sueño y realidad... Cuando un sueño se hace realidad... se transforma de nuevo en sueño, que es recuerdo deseado, deseo imaginado...

>Besos, imaginados o deseados?

Revista Pasiva (la venganza) dijo...

Espero que mi comentario ahora si llegue :-/
Aunque a mi nunca me llamó la atención la mujer maravilla (por obvias razones?) me encantó ese detalle de Mr Perez, ¿qué niño no le gustaría encontrarse así con su superhéroe favorito?

Saludos, my dear

Jacobo dijo...

El dibujo está impresionante, pero luego de leerte, pues es más emoción... me alegro harto que hayas conocido al creador de lo que de niño (¿de niño?) te encantaba y de alguna forma, te formó.

Viviana dijo...

La mujer maravilla fue también mi heroina cuando era niña. No conocía a este señor, pero me parece un acto generoso más allá de las palabras (normalmente, la generosidad es así)que te permitió hacer realidad tu sueño de niño.

¡Qué envidia! Yo quieiro ser la Mujer Maravilla...

Miguel Cane dijo...

Ere:

¡Sí! Eso fue lo que dije:

WAAAAAAAAAAAAAAAAAWWWWWWWWW!!!!

(En español. Porque en inglés es WOW! y no me late mucho, jiji)

Un besote.

Miguel Cane dijo...

Carnal.

Sí. Un detalle monumental. Fui otra vez niño por unos minutos... y eso no tiene precio.

Abrazos y nos vemos más pronto de lo que crees.

Miguel Cane dijo...

Don Alexander,

Pues home, gracias.

Yo estoy muy honrado.

Y ya nos veremos, seguro.

Un abrazote.

Miguel Cane dijo...

Lusin,

Se me llenaron los ojos, ya sabes, me conoces.

Y afortunado soy, pero por tener a otros superhéroes aquí, en la vida real.

Ánimo, valor y gracia, Bèbé.

Miguel Cane dijo...

Signorina Corleone,

Pues sí. No tengo nada más qué pedir... fue maravilloso recibir, sin esperarlo así, además.

Besosos.

Miguel Cane dijo...

Domitila,

Pues ahí está: mi sueño es ahora también tuyo.

Besos varios.

Miguel Cane dijo...

Sebastiana,

Yes indeed!

It's one of the most beautiful things I've ever had in MY LIFE.

Slobbery Kisses.

Me!

Jorge Iván Argiz dijo...

Que un sueño como ese se haya hecho realidad me hace muy feliz, sobre todo al poder sentirme un poquito coresponsable y al entenderlo tan bien. Un abrazo fuerte y enhorabuena

JORGE

Miguel Cane dijo...

VL:

Pues a veces me despierto y corro a mirarlo para asegurarme de que aquí está.

Besos. De a de veras.

Miguel Cane dijo...

My dear,
¿Verdad que sí?

Yo sé que no es un personaje muy popular entre algunos... pero por razones meramente sentimentales, para mí este dibujo significa mucho, mucho, mucho.

Besos, My dear

Miguel Cane dijo...

Jake,

Gracias. Efectivamente, es algo que en muchas formas me formó y me hace sentir profundamente feliz y honrado.

Y es un placer compartirlo contigo.

Un abrazote.

Miguel Cane dijo...

Viv, Viv...

Algunas veces la generosidad nos deja sin aliento. Y más cuando proviene de un talento tan grande.

Y tú, tú ya eres la Mujer Maravilla. Desde hace mucho, mucho tiempo.

Besos, amiga.

Miguel Cane dijo...

Querido Jorge Iván...

¿un poquito?

Te estoy profundamente agradecido. Porque esta afición compartida haya rendido tan hermosos frutos... y sobre todo, porque sin ti, no hubiera sido posible.

Un abrazo fuerte y gracias.

Besos a Rocío.

Anónimo dijo...

Mi vida, aunque tarde te felicito, que hermoso que hayas podido conocer al realizador de tu tan admirada Mujer Maravilla y el dibujo es realmente hermoso, tu papa ya lo puso en un cuadro para tenerlo solo para nosotros. te mandamos besos y muchas felicidades.
tu fan numero uno.

Miguel Cane dijo...

Gracias, mamá.

Muchos besos de vuelta.

Juan Rojas dijo...

pro fin conseguiste que George Perez te realizara el dibujo que querías , la espera valió la pena nos vemos el año que viene.