jueves, 27 de diciembre de 2007

On the street where I live

La calle más iluminada de Gijón, es la calle donde vivo.

De eso me di cuenta ayer a las seis de la mañana, cuando llegué. Está luminosa, brillante -- toda, desde el parque hasta la playa- y los adornos son sobrios (dentro de lo que cabe). Me gusta. He estado bastante rato contemplándolas, mientras poco a poco tomo posesión de mi casa, de mis rumbos, de mi ciudad.

Hoy caminé poco -- maldito jet lag- pero me pasee por aquí y por allí, bajé al centro, me asomé al invierno y, para mi sorpresa y deleite, acabé tomándome algo con dos de mis cómplices favoritos en esta ciudad; dos vagos que han sido desde hace algunos años, mis amigos solidarios: Jack y Lusin, con quienes no había estado en el mismo lugar al mismo tiempo desde hace mucho.

Aquí están los dos pillos, haciendo su propio estilo de posthumor:


(Lo cierto: pasar un rato con ellos hace maravillas por el ánimo [valor y gracia] de uno)

Ahora sí, ya siento que volví a casa.

4 comentarios:

luz de luna dijo...

Pues que bueno que ya estes en tu casa, y que bonita calle!

Ben dijo...

Que gusto que ya hayas llegado a tu casa y que hayas tenido ese recibimiento. Tu casa es en donde esta tu corazon.

xoxoxoxo, my dear!

Emilio dijo...

Hola Cane,

¿Estabas en México de viaje (¿Qro?)? Habrá que tomar esa cerveza en España entonces algún día...
¡Enhorabuena por la vuelta a casa!
Un abrazo desde México (los Cabos para ser más preciso). Estoy a 30 páginas de terminar los detectives salvajes que me han gustado y conmovido bastante...
Saludos!

-•MiTa CorLeoNe•- dijo...

Es padre cuando lo cotidiano en otros tiempos, nos parece delicioso después de una ausencia jeje

Q bueno que ya estas en casa y reencontrando tus huellas.

Un saludo y que pases un festejo de año nuevo a lo grande!
Arrivederci