lunes, 3 de diciembre de 2007

Ingratitud

Estoy muy consciente de mis defectos.
Tengo muchos. Muchísimos. Por esto quiero decir, para que ustedes me entiendan, que son un chingamadral. Qué digo un chingamadral... ¡un putamadral!

Soy una persona defectuosa por default; eso mismo es lo que me hace ser más empático con los defectos ajenos, comprenderlos, o por lo menos, tratar de comprenderlos, aceptarlos, tratar de sobrevivirlos.

Sólo soy un ser humano.

Sin embargo, hay algunos que no sé cómo ver, que no alcanzo a comprender y que me parecen denostables. Uno de ellos es el que considero el peor de todos: la ingratitud.

Existen algunos tipos de ingratitud que no son realmente importantes; ustedes seguramente lo saben, quizá incluso hayan (hayamos, dijo el otro) incurrido en alguno: la gente a la que uno dice "Salud" después de estornudar y que no dice gracias; la gente a la que uno le detiene la puerta y pasa como Pedro por su casa, la gente que da la mano sin mirar. Esa clase de pequeñas ingratitudes me molestan, me parecen estúpidas y banales y ultimadamente, no me afectan en realidad, pero me dejan una imagen pobre de la persona en cuestión.

Luego, están las ingratitudes de aquellos en quienes (para nuestra desgracia descubrimos) hemos confiado. Gente a la que invitamos a nuestro hogar, con quienes compartimos no sólo confidencias, sino incluso visitas a nuestra familia, nuestra intimidad mental y nuestro afecto, y que de repente, sin explicación mediante, simplemente borran todo nexo de nuestro trato de manera abrupta, grosera, soberbia y pendeja.

A esa clase de gente, cuando me ha llegado a ocurrir encontrármela -- y sucede más seguido de lo que pueden creer- podría decirle, o bien, ahora mismo le digo -- porque sé que cobardemente se asoma a leer-: "no, pendejito (a), no. Te equivocas. No eres quien me saca de tu vida. Yo soy el que te expulsa de la mía. No vuelvas a acercarte, no encontrarás nada tuyo aquí. No existes. ¿De modo que para ti no existo? Pues cúmplelo. Ahora te aguantas. Cómete tu mierda solo (a), que yo voy a estar muy bien. No te necesito, no me haces falta, quédate con tus pinches complejos y si te vi, ni me acuerdo."

Naturalmente, el shock inicial es desconcertante: no te imaginas que la gente de la que te rodeas, a la que le ofreces tu amistad, resulte ser gentuza pinchurrienta e ingrata. Pero sucede. Y claro, te duele como coger una sartén caliente y quemarte de súbito. ¿Qué haces entonces? ¡Arrojas la sartén lo más lejos posible, claro! Pues eso. Mandas a esa plebe a la chingada y sigues tu vida como si nada. No existen, punto.

Pero ese es un caso muy común.

Existe
, sin embargo, otro tipo de ingratitud, que tiene consecuencias aún más graves y provoca en ti más dolor del que te podrías imaginar. Es una ingratitud que, además, suele ser de carácter descuidado, gratuito, inesperado. Muchas veces te gusta pensar que quien te inflinge las heridas no tiene ni puta idea de que lo hace. Y si sabe lo que está haciendo y de cualquier manera no le importa, actuando de modo deliberado, entonces es todavía peor. Siempre te vas a inclinar a pensar "es que no sabe lo que hace", ya que pensar que están jodiéndote conscientemente, es algo inconcebible.

Esa, la peor de las ingratitudes según yo, que estoy lleno de defectos y que ciertamente he sido un ingrato y un cabrón incontables veces, es la ingratitud de quien se supone te quiere porque eres lo que tiene como apoyo en el mundo. La ingratitud de tu propia carne y sangre.

Y cuando ocurre, te duele como si te hubieran arrancado todo el pellejo de golpe. Te deja desorientado e incrédulo: ¿Desde cuándo ocurre esto? ¿Desde cuando somos extraños tú y yo? ¿Por qué me has hecho esto si yo te quería, si yo nunca haría nada para herirte?

Y el dolor es sin medida. Sin final aparente. Y no hay consuelo posible. No hay manera de parar las lágrimas, ni la creciente sensación de vacío que te carcome y luego, no queda absolutamente nada. Acaso sólo cenizas que te tragas muy despacio.

En la habitación 101 (Orwell dixit) existe lo peor del mundo, y varía de persona a persona.

En mi caso, creo que es esto. Y no sé si voy a reponerme.

17 comentarios:

Marta dijo...

Siento leerte tan mal. Deseo que estos sentimientos pasen pronto.

Un besote,

Marta

Cuquita la Pistolera dijo...

Ay Miguel, he andado un poco desconectada y ahora que retomo un poco mis hábitos cotidianos, me encuentro con estos dos últimos posts en los que te leo muy enojado.
NO dejes que las cosas te lleguen tanto, a los ingratos luego no les va tan bien en la vida como muchos piensan. Deja que la propia vida (o destino, o lo que sea) se ocupe de ellos.
Saludos!!!!!

Paxton Hernandez dijo...

Me dejas sin palabras, Miguel.

Sólo puedo dejarte mi gratitud por el blog y por ser buen amigo.

Un abrazo.

Unicornio dijo...

A ver, hermano:
"¿Qué decir entonces? ¿Cómo actuar? Es como en la buena política: seguirá siendo un deber de los Hombres, pero DEBE emprenderse SIN demasiadas esperanzas. Del mismo modo que se firman los Testamentos: SIN esperanza de reciprocidad.

Así, un HOMBRE hace lo que debe hacer PORQUE DEBE HACERLO.

TODO LO DEMÁS, LO QUE LE SIGUE, YA NO LE PERTENECE..."

(De una idea de Ikram Antaki).

Un fortísimo y afectuoso abrazo, de esos que a veces necesitamos Todos Los Hombres, de parte del


Solidario Unicornio...

doña Jimena dijo...

Chale, pues que pasó?

Dushka dijo...

Mientras te repones, alguien que te conoce y quiere te dejo un mensaje en mi blog. Tal vez quieras echarle un ojito.

Jake dijo...

Paso por acá diario, a veces a pensar, a veces a reír y hoy, a que se me quitara el sueño, me angustiara, me sorprendiera, me llenara de rabia y al final a tratar de convencerme que puedes con eso y más.

Tu vida es sólo tuya y tu felicidad y contentitud dependen nomás de ti.

Y que se joda quien se tenga que joder.

Lancemos vivas a la República y derrotados, sigamos adelante, que cuando nos va bien no es mas que el signo que se avecinan nuevas desgracias!

Yo dijo...

Recuerda tu Finisterre que te espera. Abrazos.

lusín dijo...

¿Qué te ha pasado? Mándame un mail.

Unicornio dijo...

Bueno, Don Migue...

Cómo amanecimos hoy? No se crea, yo comprendo (y más de lo que podría pensarse) lo que pega un desaire familiar, un desdén fraternal, una descortesía de quien menos hubiera uno esperado... vamos, una triste y llana "puñalada trapera"!!

Pero, como le escribí ayer, a veces los Hombres hacen lo que DEBEN hacer porque ALGUIEN debe hacerlo... y no hay nadie más en el Horizonte para cargar con esa responsabilidad.

Uno se da. Y comete errores. Y aprende. Y (lo que es lo más tierno y al mismo tiempo, lo que más enfada) SE VUELVE A equivocar. Y a empezar de nuevo.

Por eso, no se haga demasiado daño. Hay que aprender de ello. Y seguirle pa'lante. Porque
"todo lo demás, lo que le sigue y seguirá, ya no le pertenece a uno..."

Perdónese. Y perdone. Es difícil, pero ¿si no, qué chiste tendría?


Nuevamente de metiches, donde no les incumbe, pero con el Unicorniano afecto que nos caracteriza, se despiden

los extintos y comprensivos Caballitos con Cuerno.

P.D. Nomás manténganos informados de su "spiritu status". Total, si los Pumitas están en la final, ¿no es para creer que todo es posible, jejeje? Saludos a To2 los que comentan aquí. Y cuídense mucho.

Joan dijo...

Desde tierras marroquíes un abrazo solidario, amical, fuerte. Tu Rabat connection te recuerda y te manda ánimos.

maria dijo...

Si lloras por no ver el sol...las lágrimas no te dejaran ver las estrellas...recuerda que en finisterre te estamos esperando...un besazo y ya sabes donde estoy

Ben dijo...

My dear, as somebody who knows what's going on I just wanna tell you that the best way to overcome all that bullshit is the way you just did on this post.
You know that I despise drama and people who thrive it. But here I must say FUCK YOU, bitches, turn around and continue being happy.

Hugs and kisses from winterland.

luz de luna dijo...

Miguel: Parece que nuestras experiencias en el "antiguo terruño" han sido muy similares en nuestra ultima visita...A diferencia tuya, yo me las trague y parece ser que se me estan pudriendo adentro; me da gusto que al menos tu las "vomites" con todo y hiel, pero que no te las quedes...el desencanto y encontrarnos con muchos "ingratos" si merma el animo, pero tan pronto como regreses a casa, los arcoiris se veran aun mas brillantes. Besos.

Emilio dijo...

Creo que es importante perdonar a los demás, pero, más importante aún, perdonarse a uno mismo, aunque puede ser lo más difícil.

Saludos!

Por cierto, Gracias a tu reseña compré el libro de Bolaño y tuve la suerte de que me lo firmara Hugol.

Jake dijo...

Miguel:

Ahora que leí tu comentario de que siempre serás soltero se me ocurrió algo que me ha alegrado la mañana.

Lo que debes hacer es buscarte una chica linda y comprensiva y casarte.

Pienso en la idea y me da mucha, pero mucha risa.

Miguel Cane dijo...

Queridos todos,

Gracias por los mensajes de soporte textuales (extra y sub) que recibí.

Gracias de verdad.

Todo estará bien en su momento.

No es por razones sentimentales, lo dejé bie claro. Es por motivos más bien filiales. Los míos son lo que me duele. Pero no hay dolor que sea permanente.

Gracias, insisto, por su comprensión, cariño y apoyo.