jueves, 24 de mayo de 2007

Un buen hombre


El día que se presentó mi novela, Todas las fiestas..., alguien me preguntó que qué era lo que más me gustaba de mis distintas "facetas": crítico de cine, periodista, entrevistador de movie stars, bloguero o escritor.

Yo respondí que, en realidad lo que más me gustaba era todo junto, pero que lo que realmente más me gustaba de todo lo que era (soy) es esto:

En el verano del 006, antes de irme de vagaciones a Egipto, un amigo me acompañó hasta la calle desde su casa, y me abrazó de despedida y me dijo que yo era un buen hombre.

Eso, eso es lo que más me gusta.


Anoche, después de una larga velada de plática y cena con ese mismo hermano león, de reparaciones y aclarar viejos e innecesarios malentendidos, deshechar yo oprobios inexistentes y escuchar -- algo que estoy aprendiendo siempre-, paseamos por la ciudad, que está desde la tarde, cubierta de bruma que la matiza en brillantes grises húmedos y pasamos por exactamente el mismo punto.

Él me lo señaló, me recordó lo dicho.

Y me sentí exactamente como eso. Un buen hombre.

Ni más, ni menos.

Y volví a casa, caminando entre la niebla, silbando para alejar la oscuridad.

20 comentarios:

Güigua dijo...

Mi Querido Miguel:

Para que no se me ponga celosoooo. Voy a ser la primera en escribirte un comentario en esta entrada ¡Creo que por primera vez seré la primera!

Eres un excelente hombre y un mejor amigo. Hemos hablado mucho de ésto. Tu tienes el lema que te describe. Yo le llamo congruencia de vida. No hay más que eso, ser congruente. Y tu, mi amigo, lo eres. Me siento privilegiada de poder ser testigo de eso (no siempre lo ve uno), y te estaré eternamente agradecida...tú sabes porqué.

¡Te extraño mucho! ¡Extraño darte las buenas noches! me dio mucho gusto encontrarte en el chat a estas horas...las horas de antes.

Mi madre te manda saludos, me pregunta cómo vas y cómo te sientes por allá. Le digo que a veces te percibo un poco melancólico...pero adaptándote y viviendo la vida que tu escogiste, que es lo importante.

Te mando todo mi cariño. Sabes que es mucho ¿eh?. Sigue siendo un buen hombre. Vienen muchas cosas buenas para tí...

Abrazos y besos fuertes

Viviana

Cuquita la Pistolera dijo...

Miguel, me hiciste recordar unas palabras que me dijo mi abuelo en mi adolesencia. Yo preocupada le decía que iba a ser muy difícil encontrar a un hombre para que fuera mi pareja, porque nadie pensaría como yo. Él me dijo que eso era lo de menos, que lo importante era que consiguiera "un buen hombre". Parece una nimiedad, pero encontrar "buenos hombres" o "buenas mujeres" no es tan sencillo como parece.
Me gusta que pienses que eso es lo más importante en la vida, no el éxito, no el dinero, no la fama, sino justamente lograr ser un buen ser humano en toda la extensión de la palabra.
Por cierto, ya tengo tu libro en la literatura que me llevaré a la playa en las próximas vacaciones....
Cariños

Merce dijo...

Hola "buen hombre", tu libro EXCELENTE, me lo leí en el viaje de ida a Riviera Maya, de un tirón.
Por cierto, el viaje genial pero no superior al de Egipto, ¿sería la companía...?
B7s

Anónimo dijo...

Hola Miguel.

Intuyo de que León se trata, así como la trascendencia de la conversación que tuvieron.

Desde acá, desde esta nueva "virtualidad" obligada por la distancia (y que, créeme, pesa), me dio mucho gusto leer este post. Los probables equívocos, generados por distancia y por el medio escrito, veo que han desaparecido. Creo que esa amistad que sostienen ustedes tendrá un vigor renovado gracias al contacto personal y ya no "virtual". Y eso, para todos los que ahora estamos del otro lado del monitor, es motivo de alegría.

Yo diría entonces que ambos son unos hombres buenos, y que este reencuentro será el comienzo de una nueva sinergía en su amistad. Que bueno por tí, Miguel, que bueno por él, cuya madera de amistad síncera es invaluable.

Vaya pues un saludo a ese León que no conozco en persona pero del cual me han llegado reflejos de humanidad valiosa. Y vaya un abrazo también para tí desde, ya sabes, Fair Ithilien.

Faramir.

P.D. Como parte interesada, ya lo dije en otra reunión postrera donde pude ver la amistad que te tienen otros muchos amigos tuyos, el orden sería escritor, crítico de cine y luego periodista. Jejejejeje.

Uno acá, defendiendo la pantalla de plata. Jajajajajaja.

Miguel Cane dijo...

Queridísima Viv,

¡Y yo también te extraño! ¡Y mucho!
Especialmente en las noches, cuando no tengo con quién hablar... pero supongo que eso es algo con lo que tendré que irme adaptando.

Por lo pronto, quiero que sepas que estoy bien, como ya has leído y que anoche, cuando caminábamos en la niebla, también se pensó en ti.

Te quiero, Viv. Muchísimo.

Besos a Marielena, a los niños y un abrazo a Rodrigo.

PD: Y gracias. Tú ya sabes por qué.

Miguel Cane dijo...

Querida Miss Ku:

Gracias. Uno no piensa realmente que vaya a ser "bueno" o "malo", simplemente, uno es. Pero es curioso cuando esto sucede, que alguien más te lo señale y sientas que sí, es verdad.

Es como verte reflejado en los ojos de alguien más.

Y es padre verse en esa perspectiva.

¡Gracias por lo del libro! En Diciembre tengo que firmártelo.

Un abrazo y un beso.

Miguel Cane dijo...

Faraona, Faraona:

No, como el Crucero del Nilo, ¡nada!

Pero ya nos veremos en Castellón City.

Te mando muchos b7s para los dos.

Ya me contarás todo.

¡Nos llamamos!

Miguel Cane dijo...

Hola, Frank:

Gracias. Nosotros también pensamos en ti.

No sé qué caminos va a tomar nustra amistad, pero sé que serán caminos sin ruidos. Y anchos.

Así lo veo, en este poema de Jaime Gil de Biedma que se llama Amistad a lo largo.
***
Pasan lentos los días
y muchas veces estuvimos solos.
Pero luego hay momentos felices
para dejarse ser en amistad.

Mirad:

somos nosotros.

Un destino condujo diestramente
las horas, y brotó la compañía.
Llegaban noches. Al amor de ellas
nosotros encendíamos palabras,
las palabras que luego abandonamos
para subir a más:
empezamos a ser los compañeros
que se conocen
por encima de la voz o de la seña.

Ahora sí. Pueden alzarse
las gentiles palabras
-ésas que ya no dicen cosas-,
flotar ligeramente sobre el aire;
porque estamos nosotros enzarzados
en mundo, sarmentosos
de historia acumulada,
y está la compañía que formamos plena,
frondosa de presencias.
Detrás de cada uno
vela su casa, el campo, la distancia.

Pero callad.
Quiero deciros algo.

Sólo quiero deciros que estamos todos juntos.
A veces, al hablar, alguno olvida
su brazo sobre el mío,
y yo aunque esté callado doy las gracias,
porque hay paz en los cuerpos y en nosotros.
Quiero deciros cómo todos trajimos
nuestras vidas aquí, para contarlas.
Largamente, los unos con los otros
en el rincón hablamos, tantos meses!
que nos sabemos bien, y en el recuerdo
el júbilo es igual a la tristeza.
Para nosotros el dolor es tierno.

Ay el tiempo! Ya todo se comprende.

***
Lo que sí sé, Frank, es que no me siento desamparado, que fue bueno esatr con mi amigo como ha sido estar con otros amigos aquí, como lo fue estar con ustedes allá y como lo seguirá siendo,

aún a distancia.

Yo soy, finalmente, alguien que se debe en buena parte, a sus amigos.

Y tú eres uno de ellos, querido Frank.

Un fuerte abrazo. Leonino.

Miguel Cane dijo...

Ojo: el poema de Gil de Biedma, lo tomé del blog http://unviajeimposible.blogspot.com/

Gracias, Senses/Sensei

Mar dijo...

¿Un buen hombre? ¡Qué va! ¡Eres mucho más que eso! Eres un mundo nuevo, lleno de voces y de seres que esperan encontrar existencia; eres paisajes que esperan la luz, y hechos que aún no se han contado. Eres grande, sí; cual un mundo al que me asomo asombrada.
Bravo.

g. neidisch dijo...

On tás? tás en Gijón?

hanna berumen dijo...

Darling,

Festejo la comuncación que sirve para acabar con los malos entendidos... ahora solo falta la acumulación de experiencia para estar totalmente completo y vivo.

Patricia dijo...

Claro que lo sos. Doy fe. Y por eso te quiero y agradezco el haber podido conocerte primero virtualmente y después "en directo". Sos una de las personas (a las demás las conocés a todas) que me siento feliz de haber contactado en esta red tan complicada a veces.

Me alegro de la renovación de esa amistad, porque se nota cuánto querés a tu amigo león. Que el camino nuevo esté lleno de luz para los dos.

Un abrazo ya sabés desde dónde.
Patricia

Miguel Cane dijo...

Mar, Mar:

¿De verdad? ¿Así me veo cuando me veo reflejado en ti?

Siempre he sentido que llevo un infinito dentro. Que en cierta forma, todos así lo tenemos.

Y yo pienso... hay tanto qué contar y tanto qué aprender.

Y yo de ti sigo aprendiendo, everyday.

Besos

Miguel Cane dijo...

G.

Is barníz. Simón Simonazo.

Aquí toy. En Gijón.

Miguel Cane dijo...

Queridisísima Hannita,

¡Tú también estuviste sentada a la mesa con nosotros!

Y le dije al Hermano León que un día tendrá (de nuevo) la oportunidad de conocerte.

Espero, que sea más pronto de lo que espero... ya tú me dirás.

Pero brindamos por ti, por ti y por la gente que yo más quiero en el mundo.

Sobre la experiencia: pues sí, cada día se acumula un poco más. Esta es una ciudad pequeñita y pacífica y al mismo tiempo es un mundo en sí. Qué te digo si aquí has estado tú, contemplando mi mar.

Y se sigue acumulando. Y la amistad (la nuestra, tuya y mía, suya y mía, suya y tuya, etc, etc) sigue nutriéndose, floreciendo.

Todos estos años, Hannita.

Besos por casa

Miguel Cane dijo...

Querida Pe:

¡Ay! ¡Pero si pocas cosas nos ha dado más satisfactorias la red a Franklin y a mí, que conocerlos a David y a tí y a Filiberto y Toño y Armani... a los amigos que somos!

Y especialmente tú (que "fuiste" yo, ¿recuerdas?).

Te agradezco mucho los buenos deseos. Yo estoy muy contento, muy feliz de estar en esta parte del mundo y de saberme acompañado, ya sea a unas manzanas... o en otro continente, al sur del sur.

Hasta donde yo te envío todo, todo, todo mi cariño.

Anónimo dijo...

¡Eso!

El sur del sur tiene un lugar especial en la película jejejeje.

Y, de paso. un abrazo a Hanna... Pocas veces he observado como alguien quiere a Miguel con una ternura tan exquisita y delicada... y respetable. ¡Mis respetos para Hanna! (que aquí entre nos es un ser humano maravilloso... Esa noche me dejó "venadeado", o sea como cuando deslumbran a un venado en la noche con chica lucezota) jajajajaja.

O sea, Miguel, eres rico en cantidad y calidad de amistades. ¡Oraleeeee!

Faramir

Miguel Cane dijo...

Querido Frank,

A veces me descubro tan rico que me siento no merecedor de tanta riqueza.

M

Patricia dijo...

Pero cómo no me voy a acordar de la época en que yo era tú... si por momentos me hacía gracia que por alguna similitud de opiniones la cosa derivara en eso.

Repito lo que ya dije antes: me hicieron el honor de pensar que yo era tú.

¿Se acuerdan de que yo no sabía nada de Montevideo? :-D

Quién diría que el sur del sur iba a tener "lugar especial" en la película!

Pero sí, la red se redime a veces, no les parece?

Besos, M y P.
Patricia