miércoles, 9 de mayo de 2007

Primera fiesta


Mi primera semana en Gijón y ya tuve mi primera fiesta.

Fui invitado a casa de Luis Sepúlveda, el director del Salón y de su esposa, Carmen Yáñez, junto con todos los demás escritores, staff y amigos de la casa, para celebrar el salón con un asado (como los que hace mi papá en la casa).

Me sorprendí mucho, del ambiente de camaradería que se suscitó en la fiesta y estuve muy a gusto, conversando con escritores y reencontrándome con la Señora Duquesa (ya les contaré quién es ella).

A la vuelta a casa, me encontré con una sorpresa enorme: la aparición de la primera reseña de Todas las fiestas..., publicada en el blog de mi amigo Jorge "Mulder" Avelar.

Pueden leerla aquí, sólo hagan click: Reseña de Todas Las Fiestas

Mi joven amigo se ha ganado mi admiración.


Hoy se inaugura formalmente el salón y andaré muy ocupado, pero no me angustio: siempre puedo pensar que la vida es una fiesta (pese a todo) y hay que celebrarla.

3 comentarios:

Senses & Nonsenses dijo...

la vida es una fiesta, y hay que celebrarla. es uno de los principios del decálogo de la vida, debería serlo.

un abrazo.

Cobayo dijo...

La vida es una fiesta, y yo siempre termino sin saber si estoy más ebrio o drogado. ¡Qué bonito es vivir con efectos especiales!

Miguel Cane dijo...

Pos lo mismo.

Es más, queridos amigos. A mí ya me dieron ganas de tener una fiesta...

¡Voy a dar una!