viernes, 11 de mayo de 2007

Desayunando en Tiffany's, con los chicos.



Después de la abrumadora masacre de ayer con los apáticos y brutales (sí, he descubierto que se puede ser ambas cosas al mismo tiempo) críos de 12 y 13 años, que se plantaron ayer aquí en el Antiguo Instituto Jovellanos para que les hablara de Narnia, hoy temí que fuera a ser un auténtico fracaso, por lo que me armé de valor y llegué caminando sin pensar en qué iba yo a hablar con los chicos que me tocaban hoy, todos de 16 a 18, es decir, preparatorianos.

Sin embargo, el ominoso pronóstico del tiempo emitido por mis amigos y colegas ("¡buf, va a ser peor!")resultó tan erróneo como el que tuvimos hoy, que anunciaba lluvias aisladas -- hace de nuevo un sol divino.

Me tocó hablar con 14 chicos, seis chicas y ocho muchachos, que habían visto la película (claro, como asignatura) y habían leído la novelita... y curiosamente, pude romper el hielo. Me apoyé en sus preguntas, me asomé a sus sueños. Había entre los asistentes un chico llamado Juan, que sueña con dirigir cine y otro llamado Álvaro, que sueña con hacer efectos especiales por computadora.

Me entusiasmé, me entusiasmé muchísimo, con la noción de que hay sueños. Y hay gente que quiere perseguirlos.

Fue emocionante compartir con ellos a Holly Golightly, la experiencia, el recuerdo.

Salí del salón de actos reivindicado, rodeado de las sonrisas de estos chicos -- les doblo la edad- y sintiéndome pleno, mucho más de lo que me sentí ayer. Espero poder sentirme así mañana.

Por otra parte... ¡ya lavé la ropa! (como le dicen acá, "hice la colada") y me sentí profundamente orgulloso, cuando al cabo de un largo proceso -- se me hizo eterno- salió mi ropa interior (: calzoncitos) espléndidamente blanca, suave y con olor a suavizante.

La tendí y me quedé un rato contemplando mi "colada", fascinado.

¡Con qué boberías se entusiasma uno cuando las hace solo, solo, por primera vez!

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Es muy refrescante encontrarte con adolescentes interesados en el cine, que absorben como esponja todo lo que se les dice. En ese sentido, uno se ve reflejado cuando "por primera vez" algo pasó a formar parte de nosotros.

Después, con el paso del tiempo, ese asombro, esa permeabilidad y "voracidad" se atenúa.

En ese sentido, creo que también recuperas muchas cosas de la película (y la vida) con ellos, todo en el contexto de esta experiencia nueva para tí.

Y que bueno que disfrutaste la lavada. Yo ya entré a la rutina semanal para ayudar a mi esposa y chavo. Por cierto, saludos de Dora jejejeje (antes de que se me olvide...)

Un abrazo hasta "allá".

Faramir.

Juan García Colorado dijo...

Y vas a ver qué bien te sientes cuando termines el quehacer de tu casa.

¡Suerte!

Senses & Nonsenses dijo...

dos posts preciosos.
re.encontrando un mundo ...nuevo?¿

se te ve bien.
un abrazo.

ElMulder dijo...

A mí me interesa el cine: quiero ser actor porno.


Jajaja, no se crea Miguel, me daría harta pena y no me gustaría tener relaciones por negocio. En algún momento tuve la inquietud de actuar en teatro, se me quitó cuando me dijeron el taller estaba lleno (al día siguiente de que invitaron a mi amigo que rechazó la oferta) en prepa. Ojetes, todavía no los perdono.

Julio César dijo...

Ver "Narnia" para tarea?

Whoa, como hacer los libros de Carlos Cuate-mocho Sánchez lectura obligatoria!

Nadie los pone a ver "natural BOrn Killers"?

Ssss, que gacho.

Miguel Cane dijo...

Frank:

Cariños a Dora, de vuelta.
¿sabes? Con uno que se entusiasme realmente, basta.

Es un poco como estar contigo y con David. No lo mismo, pero...

Muchos abrazos.

Miguel Cane dijo...

¡Hola Juan!

Pues hoy terminé de asear la casa por completo por primera vez (estaba muy limpia cuando la tomé).

Y sí, la satisfacción es notable.

Un abrazo desde Finisterre.

Miguel Cane dijo...

Senses/Sensei:

Uno va encontrándose entre espinas.


Abrazos fuertes
(Quizá pronto pueda ir a Babilonia)

Miguel Cane dijo...

Querido Mulder:

No se amilane. Siempre hay tiempo de tomar un taller de teatro. ¡Es muy terapéutico!

Y qué bueno que le interese el cine. Mientras vaya habiendo cinéfilos, habrá vida.

Un abrazo hasta Q City.

Miguel Cane dijo...

Julio:

Neeeeeeeeeeeeeeeel.

Lo que pasa es que el cursillo era sobre cine y literatura para niños de 12-13 años y adolescentes de 16 a 18.

Los niños leyeron y vieron Narnia, para poder acercarlos al proceso de la adaptación cinematográfica.

Los jóvenes leyeron a Capote y descubireron a Audrey.

¡Y la verdad es que no me decepciona lo que hice!

¿CC Sánchez? Con el debido respeto: ¡NO MAMES! (En botella, plis)

-•MiTa CorLeoNe•- dijo...

Contrario a lo que la gente piensa, los niños son los más difíciles de convencer o de interesar, pero cuando uno logra hacerlo es el doble de satisfactoria que si lo hiciera uno con adultos.

Me encantó tu blog, es interesante, divertido y auténtico.

Un placer pasar por aquí. Hasta la próxima
byeeee

Miguel Cane dijo...

Estimada Signorina Corleone:

Cierto, es una experiencia sumamente satisfactoria y si llega a rendir fruto, uno se siente más que honrado.

Bienvenida y espero nos sigamos leyendo.

Besos,